Blog de noticias

Cambio de día de EEEP Canarias

Nos comunican que la charla "Casa amarilla, Tenerife y la mente del simio", que impartirá Carlos J. Álvarez en el EEEP Canarias se aplaza al martes 29 de abril. El lugar será, como siempre, el Café 7 de La Laguna, a las 20 h.

Vídeos de "El mensaje que nunca existió"

Ya está disponible en el canal youtube de Escèptics al Pub la charla de Pepe Facal "El mensaje que nunca existió", que se celebró el pasado 15 de marzo en la Asociación Cultural Magín, en Barcelona.

La charla está dividida en dos:

Enlace a la primera parte: http://youtu.be/EP1U29qShdY

Enlace a la segunda parte: http://youtu.be/yQ-vfE7BtGw

Semana confesional

 

Semana confesional

Cada año se suceden, con motivo de la semana santa, una serie de hechos que contravienen la aconfesionalidad del Estado, vale decir, la igualdad de los ciudadanos ante la ley y el respeto a la libertad de conciencia de estos mismos ciudadanos. Repasemos los más conspicuos:
* Pregoneros públicos. No es raro encontrar como pregoneros a autoridades y cargos públicos —civiles y militares— proclamando mensajes netamente religiosos.
* Procesiones escolares. El llamado ‘viernes de Dolores’, en particular, abundan las procesiones infantiles: colegios públicos y concertados sacan a los niños, incluso los de educación infantil, disfrazados de penitentes (e incluso de miembros de las fuerzas de seguridad del Estado) a procesionar por los patios escolares y por las calles. No es la única actividad escolar confesional relacionada con la semana santa.
* Cargos públicos en procesión. En muchas de las procesiones de la semana participan, y de forma muy ostensible, autoridades, cargos públicos y miembros uniformados de las fuerzas armadas y de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. Es evidente que esas personas pueden participar en los actos religiosos que deseen, pero sólo a título personal, nunca institucional.
* Indultos piadosos. Se indulta cada año a una veintena de presos a instancias de cofradías y hermandades católicas; en las procesiones que éstas organizan participan luego los presos liberados.
* Calles tomadas. Las procesiones ‘toman’ los núcleos de muchos municipios durante toda una semana. En este tiempo se limita de una forma extremada la libre circulación de los ciudadanos y se genera a diario mucho ruido y residuos; el ruido perturba de una forma a todas luces excesiva la tranquilidad de los ciudadanos en sus propias casas.
* Gasto público. Las procesiones y otros actos religiosos de semana santa suponen un gran coste para el erario: movilización policial, limpieza de basuras y cera (que se derrama sobre aceras y calzadas con total impunidad, con el riesgo que supone)… A esto hay que sumar las subvenciones directas a las cofradías y hermandades, y otros tipos de gastos, como los dedicados a la construcción de palcos y la habilitación de calles.
* Medios cofrades. Los medios audiovisuales públicos dedican muchas horas a eventos netamente religiosos. Una cosa es informar sobre esos eventos, y otra emitirlos de una forma exhaustiva y con comentarios proselitistas confesionales (por ejemplo, de sacerdotes).
 

Como se ve, los ciudadanos quedamos en clara desigualdad por razón de las creencias que alberguemos. Los extensos privilegios señalados arriba, para quienes profesen la fe católica; los demás, ciudadanos de segunda, sometidos al proselitismo y el abuso confesionales. El interés turístico y comercial no puede justificar el evidente y grave desequilibrio.
Por la libertad de conciencia de los ciudadanos, por sus derechos básicos de uso y disfrute de los espacios públicos (calles y plazas, medios audiovisuales) e incluso privados (por los efectos el ruido), por el buen empleo del erario (en pro del bien común, no favoreciendo a los adeptos a unas ciertas creencias) y por una educación no doctrinaria, hay que denunciar la conculcación de la aconfesionalidad del Estado —y, por tanto, de la misma democracia— que se produce durante la semana santa. Esa mutilación de derechos (educativos, económicos, etc., etc.) también se produce, por desgracia, el resto del año, pero durante esta semana es especialmente visible, y hasta abrumadora, porque afecta más a algunos aspectos de la vida cotidiana. La semana santa pone en clara evidencia que el Estado necesita conquistar la laicidad (en aras de la igualdad y la justicia) para poder alcanzar la integridad y la salud democráticas.

Europa Laica, 16 de abril de 2014

Día Internacional de la Homeopatía: tan inexistente como sus bases científicas

Al Día Internacional de la Homeopatía le ocurre lo mismo que a los productos homeopáticos: que carece de fundamento.
Los Días Internacionales y los Días Mundiales los concede la Organización de Naciones Unidas. Consulten  el calendario de Días Internacionales y Días Mundiales de la ONU, y observarán que el 10 de abril está vacante
 
Los Días Internacionales  no se celebran por decisión de los gabinetes de imagen de empresas multinacionales, ni por lo que digan algunos grupos profesionales. ¿Por qué hay, entonces, quien proclama al 10 de abril como -ni más ni menos- Día Internacional de la homeopatía? Porque Hahnemann, inventor de la homeopatía, nació un 10 de abril. 
 
Nadie puede culpar a la ONU de cometer el desvarío de otorgar un Día Internacional a la homeopatía el 10 de abril, justamente tres días después del  7 de abril, Día Mundial de la Salud. El 7 de abril de 2014, el Día Mundial de la Salud se celebra con el lema “Pequeñas picaduras, grandes amenazas” . La preocupación de la Organización Mundial de la Salud está más que justificada: enfermedades como el dengue, la leishmaniasis, el chagas, el paludismo o la fiebre amarilla afectan a millones de seres humanos, y golpe con saña a algunas de las personas más pobres del mundo. Estas enfermedades se originan por patógenos transmitidos por vectores como garrapatas, mosquitos o moscas.
 
Celebrar tres días después del 7 de abril un autoproclamado Día Internacional de la Homeopatía, es de una ironía macabra.  Es macabra porque el reloj de la homeopatía se paró mucho antes del descubrimiento de agentes patógenos como los que causan terribles enfermedades como el dengue o el chagas.  Y macabra, porque abundan los portavoces partidarios de la homeopatía que afirman que sus productos son útiles para prevenir, aliviar o curar esas enfermedades.  Enlazamos a un artículo de nuestra compañera Esther Samper, licenciada en Medicina e investigadora médica, donde encontrarán información sobre una afirmación disparatada sobre tratamientos de malaria. Una simple búsqueda en Internet pone en contacto al lector con ofertas de “vacunas” homeopáticas contra esas enfermedades, y tratamientos igualmente temerarios.
 
Esta semana, algunos Colegios Médicos se prestan a hacer de altavoz a la pretensión de un autoproclamado Día Internacional. Y, para que no haya dudas, el programa completo figura en la página de la multinacional francesa de productos homeopáticos Boiron .
 
El 10 de abril fue también el día del nacimiento de un gran investigador, benefactor de la humanidad por sus descubrimientos sobre la regulación de la glucosa en la sangre. Nos referimos al Premio Nobel de Medicina de 1947, el médico y farmacéutico argentino Bernardo Alberto Houssay. El 10 de abril, en su honor, se celebra en Argentina el Día de la Ciencia y la Técnica. No es un Día Internacional ni Mundial proclamado por Naciones Unidas, pero sí es una efeméride que deberíamos recordar todos, empezando por las propias instituciones médicas. 
 

III Festival de Corto Ateo de Granada

Del 28 de marzo al 12 de abril se están desarrollando las actividades del III Festival de Corto Ateo de Granada, que incluye proyección de cortos ganadores en ediciones anteriores y charlas. Los cortos de esta edición se proyectarán en la Sala Apeadero los días 6 y 10. El fallo del jurado se conocerá el sábado 12 de abril.

Las charlas tendrán como sede la librería Bakakai, los viernes 4 y 11 de abril. Para la primera de ellas, el profesor José Antonio Fortes hablará sobre "Anticlericalismo y literatura en Andalucía: El asunto de Alfonso Grosso", en la que hablará de la historia de "El capirote", novela de Grosso que sufrió la censura del régimen franquista. La segunda trata sobre "Historia Criminal del cristianismo. Introducción general”, de Karlheinz Deschner, a cargo de Falconetti Peña. Ambas comienzan a las 19:30, y la entrada es libre hasta completar aforo.

Más información en la web del festival y de la librería.

 

Distribuir contenido (C01 _th3me_)