El Escéptico: número 48

48
Otoño-Invierno 2017

El número 48 de El Escéptico viene con un interesantísimo dossier sobre nuevas pedagogías como tema de portada (diseñada por Carlos Álvarez), con textos de Andrés Carmona, Soledad Luceño, Emilio J. Molina, Patricia Largo Baraja, Irene Ferrando, Carlos Segura y Víctor Pascual.

Además, Diego Zúñiga nos habla de leyendas urbanas, Juan Manuel Sánchez Ferrer sobre la figura del recientemente fallecido Jesús Mosterín, y como todos los números, las secciones fijas de Félix Ares, Luis R. González y la red escéptica, que incluye un reportaje sobre el escepticismo en Alemania. Todo aderezado con las tiras cómicas de Martin Favelis, Andrés Diplotti y David Revilla.

El Escéptico es una revista creada por ARP Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico para impulsar el desarrollo de la ciencia, el pensamiento crítico, la educación científica, el uso de la razón y el laicismo; promover la investigación crítica de las afirmaciones paranormales y pseudocientíficas desde un punto de vista científico y racional, y divulgar la información sobre los resultados de estas investigaciones entre la comunidad científica y el público en general. La revista El Escéptico es una realidad gracias a la aportación de socios y suscriptores. Si quiere más información sobre cómo asociarse o suscribirse, visite https://www.escepticos.es/asociarse

Portada: 
Número extra: 
Número normal
etiquetas generales: 

A TONTOS Y LOCOS

Sección: 
HUMOR
Pagina final: 
41
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  A TONTOS Y LOCOS
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

bio de recursos que se realiza en estos grupos y redes
sociales se adjudica automáticamente al genio creador
del líder, que se lo apropia como genuinamente ABN
a través de su blog. Todo éxito remite a la influencia
benefactora del líder y todo fracaso es un montaje del
enemigo. El dominio de Mighton sobre la red docente
que utiliza Jump Math es más blando y tiene agentes
comerciales como intermediarios, pero el marketing
que emplean para su difusión también dibuja un líder
carismático y oracular. Esta red está interesadamente
cohesionada porque los maestros que se introducen en
el método pueden progresar, en función de su implicación y entusiasmo, hasta convertirse en formadores
del mismo.
Finalmente, como en casi todos los aspectos de
la vida, lo que encontramos tras estas metodologías
milagro está lejos del altruismo. En el caso de Jump
Math, el negocio es claro: es imposible acceder a los
materiales sin pagar directamente por ellos. En el caso
de ABN, el negocio está camuflado: hay muchos y diversos recursos gratuitos en línea. Pero como hemos
comentado, el acceso a recursos y la participación en
estas comunidades virtuales está sutilmente jerarquizado: el liderazgo de Martínez Montero es claro y él lo
ejerce, entre otras cosas, señalando a un grupo selecto
de seguidores como «expertos ABN». Si un maestro
quiere progresar para llegar a conocer adecuadamente
el método ABN, deben participar en cursos de forma-

Otoño-Invierno 2017

ción o jornadas que solo son válidos si están impartidos (y cobrados) por este grupo de expertos ABN.
Además, desde hace unos años se publica una línea
de libros y materiales comercializados por una importante editorial española que supuestamente facilita al
docente trabajar este método. Muchos formadores y
expertos ABN se encargan de dar difusión a estos materiales de pago. Business is business.
Notas:
1- El Mundo, 08/03/2017
2- La voz de Galicia, 14/02/2017
3- La Voz de Cádiz, 24/07/2017
4- Puede consultarse, por ejemplo, Gómez, B. (1988).
Numeración y cálculo. Editorial Síntesis, Madrid.
5- La resolución de problemas como base para la comprensión aritmética, la clasificación de los problemas aritméticos verbales de una etapa… Todo ello ha sido ampliamente estudiado. Véase, por ejemplo, Puig, L. (1996). Elementos de resolución de problemas. Comares.
6- Se puede consultar más sobre este tema en Van Den
Heuvel-Panhuizen, M. (2008). Educación matemática en
los Países Bajos: un recorrido guiado. Correo del maestro,
149, 23-54.
7- La Voz de Galicia, 14/02/2017
8- Declaraciones de Juan Antonio Durán Siles, maestro
en el CEIP Alba Plata de Cáceres, para El Periódico de Extremadura, 24/09/2017
9- Weber, M. (1964). Economía y sociedad. Fondo de
Cultura Económica, México.

41 el escéptico

etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
41

COMCEPTCON 2017: ESCEPTICISMO E HISTORIA

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Pagina final: 
7
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  COMCEPTCON 2017: ESCEPTICISMO E HISTORIA
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Primer contacto
Grados de evidencia
Que las pseudociencias están de moda es un hecho.
Nos podrá doler más o importarnos menos, pero no
tenemos más remedio que aceptarlo. Tras años de trabajo por parte de diferentes asociaciones e individuos
denunciando la situación de vulnerabilidad a que los
pacientes y usuarios se enfrentan a diario frente a este
tipo de abusos, el pasado 21 de septiembre tuvimos
la oportunidad de asistir a un bochornoso espectáculo. Por vez primera, los miembros de la Comisión de
Sanidad en el Congreso de los Diputados iban a debatir sobre cómo abordar el tema de las pseudociencias en el ámbito sanitario. Dos Proposiciones No de
Ley sobre la mesa (Ciudadanos1 y PP2), declaraciones
de intenciones por parte de Podemos3, acciones autonómicas por parte del PSOE4, la creación del Observatorio frente a las Pseudociencias por parte de la
Organización Médica Colegial5, el Informe de la Real
Academia de Farmacia frente a la Homeopatía6 y una
potente visibilización reciente, tanto de las víctimas
potenciales como de sus embaucadores por parte de
los mass media, sugerían buenas noticias de cara a la
implantación de medidas eficaces que protegieran a
los consumidores frente a esta lacra (legislada desde
2003 y protegida desde mucho antes). Nada más lejos
de la realidad. Lo que a primeras luces parecía que iba
a ser una apuesta en firme por enfrentar la realidad y
actuar contra tales infracciones de mala praxis profesional, delitos de intrusismo y publicidad engañosa,
se quedó en una mera manifestación solo de cara al
populacho, ilusoria, vacía de intenciones7. La portavocía de Podemos se ausentó, Ciudadanos marchó solo,
el PP aprobó su PNL placebo y el PSOE clavó(se) la
puntilla (y nos alcanzó con ella). En el seno de un discurso que ponía en duda la capacidad de la evidencia
científica para combatir pseudociencias en materia sanitaria, el portavoz de este último partido alegaba que
estábamos confundiendo los enemigos y defendía que
las «terapias alternativas» no son pseudoterapias; un
médico, cirujano y Portavoz de Sanidad que, además,
aseveraba que «no se puede exigir el mismo nivel de
evidencia científica a terapias que en su mayor parte
son inocuas». En absoluto razonó si debieran denominarse «terapias». Tan elocuente como decepcionante.
El PSOE, a través de su secretaria de Sanidad junto al
secretario de Ciencia, rectificó días después a su portavoz de Sanidad8. Tarde, máxime si tal reprobación carece de acciones concretas. Al menos, a nivel europeo
parecen haber tomado la iniciativa frente a la admisibilidad legal como «medicamento» de la homeopatía9.
Esto es lo que tenemos como portavoces sanitarios, similar a lo que acontece desde la dirección de
la Agencia Española del Medicamento y Productos
Sanitarios, para la que tampoco cabe diferenciar entre
un medicamento homeopático y uno convencional10.
Una vez más, declaraciones desafortunadas que, públiel escéptico 6

Marisa Marquina, Antonia de Oñate y Juan A. Rodríguez

camente, confirman el desconocimiento de su materia
por parte de un portavoz de la misma. Una vez más, la
banalización acerca del método científico y su impacto
en Medicina. Una vez más, grados de evidencia entre
la incultura científica y el pensamiento racional.
Esperemos que las próximas comisiones sean más
propicias y que en algún momento las autoridades sanitarias salgan de su cómodo letargo.
Sin dudarlo, nosotros, todos, adelante.
Elena Campos Sánchez (@ElenaC_S)
Presidenta de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (apetp.com)

ComceptCon 2017: Escepticismo e Historia
El escepticismo suele abordar la Historia a través de
dos aproximaciones: la crítica a la pseudohistoria más
grosera, esa que habla de extraterrestres constructores
de pirámides y demás disparates, y el análisis de las visiones historiográficas que oscilan entre lo legendario
y lo estereotipado. Los amigos escépticos portugueses
de Comcept optaron por dedicar su convención de
2017 (Estórias da História) a las visiones deformantes
de la Historia a través del prisma de la leyenda y del
lugar común.
El Museo de Leiría, instalado en un convento de
frailes exclaustrados, acogió esta Conferencia Escéptica de Portugal como parte de la celebración de su
centenario. El entorno era perfecto por muchas razones, entre ellas por su cercanía a Fátima, que también
celebra un centenario de índole muy distinta: el de las
apariciones marianas. El historiador Luís Filipe Torgal
iba a ilustrarnos sobre la explotación política de ese
fenómeno religioso asentado en la milagrería. Una inoportuna dolencia le impidió unirse a nosotros, lo que
dio pie a todo tipo de bromas sobre la venganza de Fátima. Afortunadamente, pudimos contar con sus notas
sobre el fenómeno social y político de aquel lugar.
Leo Abrantes, presidenta de Comcept, abrió la
jornada cantando las verdades de esos edificios
históricos emblemáticos que, en realidad, son fruto
de intervenciones —frecuentemente brutales—
efectuadas en los siglos XIX y XX. Esa arquitectura
que aspira a erigirse en lección de Historia es, en
realidad, una manipulación que fosiliza los edificios
y elimina buena parte de su verdadera trayectoria a lo
largo del tiempo. El historiador Paulo Pinto nos deleitó
con una conferencia sobre las visiones de la época
mitificada de los descubrimientos portugueses, en la
que también mostró la visión de los otros, los indios,
a través de unos fragmentos de una serie de televisión
gujaratí donde Vasco de Gama aparece como un ser
codicioso y malvado. La última ponencia, sobre
mitos y concepciones erróneas en torno a la Edad
Media, le correspondió a Antonia de Oñate, directora
ejecutiva de ARP-SAPC. Era la primera vez que la
Otoño-Invierno 2017

Comceptcon 2017, en Leiría, Portugal (foto: Leo Abrantes)

organización escéptica portuguesa Comcept invitaba a
ponentes extranjeros y es para ARP-SAPC un honor
haber asistido a la convención de nuestra asociación
hermana. La mesa redonda que cerró el acto debatió
sobre la posible categoría científica de la Historia.
Leiría no solo está cerca de Fátima, sino también
de Lagar Velho, el yacimiento del Paleolítico superior
donde apareció el esqueleto del niño de Lapedo, un
varón de cuatro años en el que muchos han visto una
posible hibridación de neandertales y humanos modernos. El descubrimiento de las pinturas rupestres de
Lagar Velho, en 1998, se debió a las andanzas por el
monte de un chavalín de la zona que, años después,
tuvo la gentileza de mostrar Leiría a los miembros de
Comcept a la mañana siguiente de la Convención. Mil
gracias desde aquí a Pedro Ferreira por sus completas
explicaciones, así como a la directora del Museo de
Leiría, la arqueóloga Vânia Carvalho.
Ojalá podamos organizar una conferencia ibérica
que reúna a las organizaciones escépticas existentes a
ambos lados de la frontera. Mientras tanto, felicitamos
a Comcept por una excelente convención y agradecemos la cálida acogida que nos dispensaron en todo
momento.
Antonia de Oñate

First Dates
Tarot, energías, ovnis y cuestiones paranormales de
toda índole. Eso es lo que nos solemos encontrar ante
el visionado del programa de Cuatro First Dates. Y
es que, ante la búsqueda de amor, un par de sotas y
un rey de bastos son más que suficientes para saber
el pasado, el presente y el futuro del que está al otro
lado de la mesa. ¿Y qué une más que unas vivencias
paranormales?
Encienda la televisión y apague el cerebro porque
empieza... ¡First Dates!
De lunes a jueves preparo la cena con mi pareja, subimos la mesa elevable y ponemos en suspensión nuesOtoño-Invierno 2017

tro circuito neuronal. Vemos a Carlos Sobera presentar
a cada uno de los solteros, siempre con una sonrisa y
unas palabras amables ante cualquier cosa que digan,
sean cuestiones interesantes o auténticas chorradas
(con predominio de esto último). Debo reconocer que
envidio el buen talante del presentador, quien mantiene su sonrisa y su amabilidad ante cualquier disparate
que diga el invitado de turno.
En este programa es común oír el signo zodiacal, y
siempre hay algo bueno para el que quiere creer. Si
son del mismo, se entenderán a la perfección. Si son
opuestos, habrá atracción. Si un signo es demasiado
visceral, dará vida a la relación. Cualquier cosa vale
para reafirmar la creencia y dar una oportunidad al
amor. ¡Y es que lo difícil sería no acertar! Todos cuentan un pasado similar, sin suerte en el amor. ¡Evidentemente! Son muy exigentes y buscan a alguien que,
además de atractivo físicamente, sea inteligente, le
guste viajar, la aventura, sea fiel, divertido y con metas
claras en la vida. ¡Y yo que iba buscando a un cardo
torpe que odie viajar y que prefiera quedarse en casa
sin hacer nada, aburrido y que no sepa qué hacer con
su vida!
Quiero rescatar un par de casos; el primero de ellos
un chico de 19 años que se anunciaba como pensador y
que no encontraba pareja porque era muy maduro: «19
de edad, pero 93 mentales», según anunciaba. El pobre ya estaría chocheando, porque sus conspiraciones
mundiales eran de risa.
El segundo caso me dejó mal sabor de boca. La mujer era un «ser de luz» practicante de reiki, astrología,
tarot y medicinas naturales. En el paripé del programa
llamó a una amiga para que le echase las cartas, para
saber si su cita era de fiar. Y parece que las cartas dijeron que sí, aunque yo después de ver lo que hizo el señor no me hubiese fiado mucho. Él se definía también
como un «ser de luz» y se quejaba, igual que ella, de
lo difícil que era encontrar gente que pensase igual que
ellos. Parece que al final los escépticos vamos a tener
algo en común con los de «mente abierta».
El caballero preparó un pequeño truco para borrachos, que consistía en una tarjeta dada la vuelta, una
caja y tres fichas de colores (negro, amarillo y rojo).
Le pidió a su cita que cogiese con la mano izquierda
una de las fichas, con la derecha otra, que dejase en la
caja la tercera ficha restante y luego que le pusiese en
la mano izquierda la ficha que tenía en la derecha. Una
vez hecho esto, pidió que levantase la tarjeta y leyese en voz alta. La mujer alucinó cuando leyó en voz
alta que en su mano izquierda estaba la ficha amarilla,
en la mano izquierda del chico estaba la roja y en la
caja estaba la negra. ¿Y cuál es el truco? Para empezar,
¿qué «ser de luz» hubiese elegido la ficha negra como
primera o segunda opción? Sabiendo eso, ya quedaban
dos opciones, pero en la tarjeta no ponía los nombres,
sino que decía «en mi mano izquierda» y «en su mano
izquierda». Si las fichas hubiesen estado al revés, bastaba con que la tarjeta la hubiese leído él y no ella.
Aunque hay que entender que este programa no deja
de ser un show con múltiples situaciones forzadas en
7 el escéptico

etiquetas generales: 
Página inicial: 
6

EL ESCEPTICISMO (EN) ALEMÁN

Sección: 
RED ESCÉPTICA INTERNACIONAL
Traductores: 
BAX NIGEL
Pagina final: 
13
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  EL ESCEPTICISMO (EN) ALEMÁN
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Red escéptica internacional

El escepticismo
(en) alemán
Martin Mahner
Miembro fundador de GWUP
Traducción del inglés: Nigel Bax

E

l nombre oficial —pero poco manejable— de la
agrupación escéptica alemana, Gesellschaft zur
wissenschaftlichen Untersuchung von Parawissenschaften, significa ‘Sociedad para la Investigación
Científica de las Paraciencias’. Afortunadamente,
existen unas siglas: GWUP. Cuando en octubre de
1987 se fundó la GWUP, su nombre tomó como fuente de inspiración el de nuestros colegas estadounidenses, el CSICOP (Comité para la Investigación Científica de las Afirmaciones Paranormales), hoy en día
CSI (Comité para la Investigación Científica).
GWUP se formó a raíz del impulso del CSICOP
en los años ochenta para el establecimiento de organizaciones escépticas en Europa. En aquella época arrancaron muchas organizaciones similares en
el viejo continente, como ARP (España, 1986), Stichting Skepsis (Países Bajos, 1987) o CICAP (Italia,
1989). En Alemania, el motor creativo en la sombra
de la GWUP fue Amardeo Sarma, quien sigue siendo
nuestro presidente y una persona muy conocida en la
escena mundial escéptica.
Dos años después de su fundación, GWUP tenía
alrededor de 100 miembros; hoy somos 1600. Además de los socios, tenemos aproximadamente 2500
suscriptores de nuestra revista Skeptiker, publicada
por primera vez en 1987. Así, al igual que la propia
GWUP, celebra su 30º aniversario en 2017.
Otro dato que hay que tener en cuenta es que, desde nuestros primeros días, hemos tenido miembros
también de Austria y Suiza; de modo que sería más
correcto entonces hablar de escépticos de habla alemana, y no solo de escépticos alemanes. Hace solo
unos pocos años que los escépticos suizos decidieron
establecer su propia organización para optimizar su
trabajo en ese país, la Schweizer Skeptiker1.
Aparte de nuestra revista, nuestras actividades principales son: 1) un blog de noticias escépticas2; 2) un
el escéptico 12

congreso anual3; 3) una evaluación anual de los resultados de los pronósticos astrológicos; 4) una prueba
anual de afirmaciones paranormales; y 5) el mantenimiento de un Centro de Ciencia y Pensamiento Crítico. Permítanme detallar los últimos tres proyectos.
Nuestro informe anual sobre pronósticos astrológicos es una actividad muy popular para la prensa, aunque no es sorprendente que los adivinos nunca consigan aciertos convincentes. El resultado de nuestra
evaluación lo publicamos a mediados de diciembre, y
nos complace mucho el ansia que muestran los periódicos por hacerse eco de nuestros resultados.
En la GWUP hemos puesto a prueba desde nuestros
comienzos las afirmaciones paranormales, y ya en
1990 organizamos una gran prueba de radiestesia
con aproximadamente veinte zahoríes. Sin embargo,
no fue hasta 2004 cuando estas pruebas cobraron
carácter anual y se dotaron con un premio de 10.000.€.
Desde entonces hemos llevado a cabo 62 pruebas
con 56 personas. No sorprenderá a los lectores de El
Escéptico que, de momento, ningún participante haya
tenido éxito.
En 1999, GWUP había crecido lo suficiente como
para permitirse establecer un punto permanente de información al público. El propósito de nuestro centro
de información es contestar las preguntas de la gente,
y en especial de los medios. Para este fin, cuenta con
una biblioteca con libros y revistas relevantes. Recibimos una media de más de 300 solicitudes anuales del público, y las consultas van desde problemas
simples de protección del consumidor como «¿debería comprar un colchón con propiedades magnéticas
curativas por 3.000 €?» a preguntas más sofisticadas
sobre la evidencia científica a favor o en contra de la
homeopatía u otros tratamientos alternativos. Cuando necesitamos respuestas detalladas, tenemos un
consejo científico compuesto de expertos de diversas
Otoño-Invierno 2017

disciplinas. Nuestro centro también funciona como
un nodo del European Council of Skeptical Organisations (ECSO4), una federación que engloba varias
organizaciones escépticas europeas.
Hace unos años, nuestra sección austríaca creó un
premio satírico, el Goldenes Brett. Cada octubre o
noviembre se hace público en Viena este galardón
para la afirmación pseudocientífica más escandalosa
del año. Su nombre viene del dicho alemán «tener un
tablón delante de la cabeza», que quizás en español
sería «tener un adoquín en la cabeza»5. Así, el nombre
del premio en español podría ser «el adoquín áureo»6.
Otro proyecto reciente es nuestra Red de Información sobre Homeopatía (INH)7. Debido a la enorme
popularidad de la homeopatía en Alemania, la INH
ofrece una web con gran cantidad de información crítica dirigida al público general, como medida contra
las múltiples webs que publicitan este y otros tratamientos pseudocientíficos. Somos optimistas, pues en

los últimos años los medios se muestran mucho más
críticos hacia la homeopatía, lo que podemos considerar un éxito incipiente.
Pueden contactar con los escépticos alemanes en:
GWUP, Arheilger Weg 11, 64380 Rossdorf, Alemania. Email: [email protected], www.gwup.org. La
revista Skeptiker también está disponible en formato
digital8.
Notas:
1- www.skeptiker.ch
2- https://blog.gwup.net
3- https://www.skepkon.org
4- www.ecso.org
5- En español en el original, entendemos que se aproximaría a nuestra expresión «tener la cabeza llena de
serrín» (N. del E.).
6- En español en el original.
7- www.netzwerk-homoeopathie.eu
8- http://tinyurl.com/Skeptiker-ePaper

Martin Mahner, posando con un número de la revista Skeptiker en la biblioteca de la GWUP.

Otoño-Invierno 2017

13 el escéptico

etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
12

EMOCIONES QUE HIEREN

Sección: 
DOSSIER NUEVAS PEDAGOGÍAS
Pagina final: 
32
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  EMOCIONES QUE HIEREN
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Dossier

Emociones que

Hieren

Emilio J. Molina Cazorla
Miembro del Consejo Asesor de ARP-SAPC
Vocal de RedUNE
Vicepresidente de APETP

Una peligrosa invitación a dejar de pensar

V

arios miembros de mi familia son docentes de
educación infantil, y yo mismo debo de llevar
en la sangre cierta vocación docente, que en
alguna época he plasmado enseñando música, dando
cursos y charlas de tecnología, o colaborando en radio en difusiones culturales. De alguna manera, con el
tiempo, he acabado en asociaciones en las que divulgamos y alertamos de movimientos pseudocientíficos,
pseudoterapéuticos y aun sectarios, muchos de ellos
con un lenguaje de corte New Age muy enraizado con
«lo emocional», y siempre buscando infiltrarse en estamentos oficiales para conseguir prestigio y difusión
social como un cáncer busca las venas para nutrirse y
metastatizar.
Como los lectores de la revista pudieron comprobar
hace apenas un puñado de números, algunos de estos
movimientos invitan a «dejar de pensar», a «abandonar todo juicio crítico», a «dejarse llevar por las emociones». Proponen conexiones absurdas del «campo
magnético del corazón» con el bienestar personal y
social, relacionan toda enfermedad con una descompensación de la «coherencia emocional» y en general
hablan del poder de las emociones sobre la realidad
(ya no solo a nivel biológico animal, sino en su interferencia con otros entes, como es el caso de los experimentos fraudulentos de Masaru Emoto sobre el papel
de las emociones en la cristalización de hielo o con los
botes de arroz).
Por todo lo anterior, es fácil imaginar que vea con
auténtico pavor la actual moda de la introducción del
«aprendizaje emocional» en las aulas. No porque considere que no sea necesario; todo lo contrario: como
el escéptico 30

muchos otros, yo mismo hubiera agradecido en mi
adolescencia tener una base de herramientas psicológicas adecuadas para gestionar el típico y desbordante
torrente emocional de esa fase.
El problema que me espanta es el del charlatanismo (y hablo incluso de grupos sectarios) que, con
la excusa de esa introducción de «lo emocional», ha
aprovechado para colarse en la formación continua de
colegios, institutos e incluso guarderías, a veces bajo
títulos de «coach», «terapeuta Gestalt», «experto en
Programación Neurolingüística», u otro tipo de diplomas carentes de valor, pero a veces también (lo cual es
si cabe más grave) de la mano de profesionales de la
psicología a los que se les supondría preparados contra
estas paparruchas.
Como muestra, un botón: un día cualquiera, llega
uno de mis familiares comentándome: «en nuestro colegio van a venir a darnos formación para mejorar la
gestión emocional de nuestros alumnos». En mi cabeza se despliegan luces rojas y bocinas como las de
un submarino nuclear entrando en DEFCON 1, mis
pupilas se dilatan y mis músculos se tensan, como un
gato que acaba de ver entrar una polilla por la ventana.
«¿Me podrías dejar ver el temario que os van a dar?».
Me pasa un documento de varias páginas con el currículum de la conferenciante. A priori, todo bien. No
hay rastro de gestalts, de bioneurochorradas, de neurolingüísticas ni de otro tipo de neurolistillos. Sigo.
«Herramientas para mejorar la tolerancia ante la
frustración». Bien. «Herramientas para mejorar las
desavenencias profesor-alumno o entre alumnos».
Fantástico. «Herramientas para reducir la ansiedad
Otoño-Invierno 2017

Foto: www.flickr.com/photos/culturaargentina/16315493446/

ante evaluaciones». Pinta muy bien. Cada sección con
un párrafo descriptivo, que me hacen relajar la musculatura, destensar la mandíbula y recuperar un ritmo
normal de respiración, pensando que esta vez me he
pasado de frenada. Hasta que llego a la última sección:
«La importancia de estar bien hidratado».
Frunzo un poco el ceño, porque esto ya empieza a
sonarme ligeramente fuera de lugar, aunque si la explicación va por ciertos derroteros, podría ser perfectamente legítima. Sigo leyendo la descripción que, sin
ser literal, iba algo tal que así: «Somos casi en nuestra
totalidad agua, compuestos alrededor del 80% del líquido elemento. Científicamente, conocemos la enorme influencia de la luna en el agua, y es por ello por lo
que sus fases están íntimamente implicadas en el comportamiento humano. Además, experimentos como los
de Masaru Emoto...».
Dejo de leer y alerto a mi familiar para que redirija
a su vez el aviso a quien organice el curso, para que

comente en su círculo que este último punto no tiene
validez alguna y eso, a su vez, me hace ser precavido
sobre el contenido que vaya a aportar en el resto de
secciones. No estoy seguro de que el aviso llegue a
ninguna parte, pero a gran escala es indiferente un lugar más o menos: este tipo de discursos están inundando las aulas, adquiriendo cada vez un mayor estatus
de verosimilitud, reforzándose los unos con los otros,
y usando las entidades donde ya se han colado como
carta de presentación para proponerse a otros centros
(o dejar que los propios profesores sean quienes los
recomienden a otros centros).
En este fenómeno de irrupción de pseudociencias
encubiertas bajo la «educación en lo emocional» hay
también cierta campana de Gauss. El caso anterior casi
podría catalogarse de bajo riesgo o anecdótico; que alguien crea que la luna tiene influencia en el comportamiento al fin y al cabo está socialmente bastante difundido, incluso entre matronas que consideran que con

Con el río revuelto de la «educación en lo emocional», se
está dejando pasar, sin filtro crítico alguno, al primero que
se presenta como experto para tratar el asunto.

Otoño-Invierno 2017

31 el escéptico

luna llena hay más partos, o psiquiatras de guardia que
constatan que en el plenilunio hay un pico de ingresos,
todo ello producto de sesgos de confirmación, meras
coincidencias o, en alguna que otra ocasión, profecías
autocumplidas por parte de gente sugestionada por la
creencia. También podríamos decir que el hecho de
que alguien crea que diciéndole a un bote relleno de
arroz palabras bonitas o feas interfiere en que se pudra
con menor o mayor velocidad no tiene mucho recorrido (y es más, incluso puede ser una excusa para que
el profesor de ciencias les invite a aprender cómo se
hace un experimento real, teniendo en cuenta todas las
variables relevantes, generando grupos de control, teniendo un tamaño muestral adecuado, doble o triple
ciego, análisis e interpretación de resultados, etc.).
Sin embargo, en el otro lado de la campana llegamos a encontrar casos como el de una guardería1 en la
que la propia profesora, adepta a movimientos sectarios pseudoterapéuticos, usa sus creencias y la excusa
de la «educación en lo emocional» para adoctrinar ya
no a los alumnos (que a esas edades no dejan de estar lejos de poder procesar, por suerte, asuntos con tan
poco sentido), sino a los padres de dichos alumnos en
premisas que van desde el ya mencionado Emoto y sus
cándidos experimentos hasta nada menos que la Nueva
Medicina Germánica del ya fallecido ex-doctor Hamer,
que propugna que los tumores son consecuencia de un
choque emocional no procesado a nivel consciente.
Por supuesto, aquí el combo ya no es solo que regente una guardería. Echando un ojo a su currículum2,
esto es lo que encontramos de quien está al mando del
lugar:
Diplomada Universitaria en Enfermería por Salus
el escéptico 32

Infirmorum , Técnico Superior de Educación Infantil,.
Terapeuta de familia, especializada en conflictos infantiles y familiares. Maestra Reiki y Técnico en Estimulación Temprana. Terapeuta emocional.
En YouTube se pueden encontrar varias charlas (alguna de ellas, cómo no, en Mindalia) haciendo proselitismo de sus ideas.
Como un último ejemplo, tenemos constancia de
algunos casos de infiltraciones de grupos sectarios en
institutos de enseñanza secundaria, usualmente por
parte de profesorado adepto. Si alguien tiene estómago, quizá quiera ver la charla que el gurú de uno de
ellos se marcó en Manises3, vanagloriándose de cosas
como «ser el más burro de la clase».
Pero en definitiva, como decía antes, esto no va de
alguien en concreto, o de un lugar más o un lugar menos donde se difundan estos contenidos. Lo que intento
transmitir es que, con el río revuelto de la «educación
en lo emocional», se está dejando pasar, sin filtro crítico alguno, al primero que se presenta como experto
para tratar el asunto. Dentro de unos años, esto puede
verse reflejado en un caldo de cultivo de alumnos desinformados, con una disponibilidad mucho más alta
para caer en propuestas pseudoterapéuticas o sectarias.
Quizá, antes de hablar de «lo emocional» (o, por qué
no, a la vez) haga falta hablar de sesgos y vulnerabilidades, de manipulación. En resumen, del «manual
de uso y errores conocidos de la pieza biológica más
compleja del Universo».
Notas:
1- https://www.youtube.com/watch?v=UR0v_wDamZ8
2- http://www.betaria.es/quienes-somos/
3- https://www.youtube.com/watch?v=sE8dy2ovpiE
Otoño-Invierno 2017

Temas: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
30

Editorial

Sección: 
EDITORIAL
Pagina final: 
5
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Editorial
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Editorial

H

emos de empezar este editorial hablando de
varias pérdidas —y desgraciadamente nos
empieza a resultar habitual—. Una es la de
un gran intelectual y racionalista español, Jesús Mosterín, fallecido recientemente, y al que Juan Manuel
Sánchez Ferrer dedica un artículo que ayudará a muchos a conocer la importancia de su trayectoria. Se
suma a la pérdida de otros, como fueron nuestros socios de honor Gustavo Bueno o Gonzalo Puente Ojea,
lo que nos lleva a pensar si hay en la actualidad otros
referentes que cubran sus huecos.
Pero no ha sido la única pérdida reciente. Hemos
tenido otra, esta no humana sino de tiempo, aunque
puede tener consecuencias para la salud de mucha
gente. Nos referimos a lo ocurrido en la Comisión de
Sanidad del Congreso del pasado septiembre, en la
que se debatieron unas Proposiciones no de Ley presentadas por distintos grupos y que buscaban legislar
y poner coto al ejercicio de las pseudomedicinas en
España. Una serie de circunstancias, asociadas entre
otros factores a la situación política que atraviesa el
país, hicieron que todo quedara en un enorme fiasco,
como nos comenta brevemente Elena Campos, presidenta de la APETP, en nuestra sección Primer Contacto. Entendemos que es inevitable, por mera coherencia, que tarde o temprano la ley acabe con este tipo
de prácticas o, al menos, les retire todo tipo de aval
oficial, sea tácito o explícito. Pero como decimos,
estamos perdiendo un tiempo precioso a costa de la
salud de muchos.
Porque todos sabemos que el área de la salud es
una de las prioridades actuales del movimiento escéptico. Sin embargo, hay otros muchos aspectos
que reclaman nuestra atención. Uno de ellos, aún no
abordado quizá con suficiente detalle, y en el que la
pseudociencia ha encontrado un terreno propicio para
establecerse, es la educación, y a ello dedicamos el
dossier de este número.
Así, Andrés Carmona empieza reclamando el desarrollo de una «Educación Basada en la Evidencia»,
a semejanza de esa corriente que reivindica en las
ciencias de la salud el marcar diferencias con concep-

Otoño-Invierno 2017

Juan A. Rodríguez

ciones puramente ideológicas, místicas o religiosas.
Para ello será necesario, como cuenta Soledad Luceño, aclarar ese enorme cacao existente en el mundo
de la pedagogía, y que ella achaca a la pobre comunicación existente entre científicos y educadores. Estos
últimos se encuentran con un sistema absolutamente
desfasado, que no responde a las necesidades actuales, y con toda su buena voluntad intentan aplicar casi
cualquier propuesta que les llega. Por ello, se dejan
llevar con frecuencia por neuromitos propios de los
libros de autoayuda (la inteligencia emocional o la
compartimentación neta de los hemisferios cerebrales, en busca de la sacralizada creatividad, como nos
explica Patricia Largo); por campañas de publicidad
que presentan novísimos y milagrosos métodos para
aprender matemáticas y conseguir que nuestros hijos
sean poco menos que unos Einstein (y que no son ni
nuevos, ni milagrosos… ni inocuos, según Irene Ferrando y Carlos Segura); o incluso por movimientos
sectarios que se cuelan en las aulas (la especialidad de
nuestro compañero Emilio J. Molina), y que acaban
siendo una peligrosa invitación a dejar de pensar con
la excusa de un mejor desarrollo emocional.
Pero no todo peligro viene de lo novedoso, así que
echaremos también un vistazo, gracias a Víctor Pascual, a esas corrientes ultrarreligiosas que también
quieren su pedazo de pastel escolar; porque si bien
aquí asuntos como el creacionismo no han conseguido calar —aún—, sí que hay quienes han intentado
hacer ruido enarbolando la bandera de la homofobia.
Podemos concluir con todo ello que, si queremos
que nuestras jóvenes inteligencias se puedan desenvolver en el mundo con mejores herramientas, hemos
de recelar de ciertas corrientes en las que cualquiera
se presenta como experto y reclamar más ciencia y
más visión ética en la educación.
Esperemos que disfruten de este número, que tiene
además cierto sabor alemán, pues a Alemania dedicamos nuestro repaso de la Red Escéptica Internacional,
y de allí procede Brednich, etnólogo que nos hablará
de las leyendas urbanas como la versión moderna de
lo que antes se llamaba tradición oral. Hasta pronto.

5 el escéptico

autores: 
Coordinador: 
RODRÍGUEZ JUAN A.
Página inicial: 
5

FALACIAS LÓGICAS EXPLICADAS GRÁFICAMENTE

Sección: 
HUMOR
Pagina final: 
51
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  FALACIAS LÓGICAS EXPLICADAS GRÁFICAMENTE
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Falacias explicadas gráficamente
Una falacia es un razonamiento inválido o engañoso con apariencia de correcto que pretende ser convincente. Es muy habitual encontrárselas en muchísimos terrenos, sobre todo para argumentar a favor o en contra
de causas o intereses de todo tipo. Cualquier comunicación honesta debería prescindir de ellas en la medida
de lo posible, por lo que conviene estar muy al tanto de cuáles son, cómo detectarlas y combatirlas.
Nuestra intención es divulgar las nociones básicas de las falacias más comunes, y hacerlo en un formato que
sea fácilmente “compartible” en redes sociales; nos mueve la idea de promover el pensamiento racional,
eso que siempre se ha llamado «tener la cabeza bien amueblada», vaya. Más en: www.falacias.escepticos.es

FALACIA DEL FALSO DILEMA
Cuando te ponen delante solo dos opciones, una horrenda y otra, la que te quieren colar.

La falacia lógica del falso dilema involucra una situación en la que se presentan dos puntos de vista como
las únicas opciones posibles, cuando en realidad existen una o más opciones alternativas que no han sido
consideradas. Las dos alternativas son con frecuencia, aunque no siempre, los puntos de vista más extremos
dentro de un espectro de posibilidades. En vez de tales simplificaciones extremistas suele ser más apropiado
considerar el rango completo de opciones, como en la lógica difusa.
Ejemplo: Si mi formación política no llega al gobierno, la situación desembocará en el caos, la violencia y el desastre.
Para rebatirla: Enumerar las demás opciones de manera clara, sosteniendo el por qué se trata de opciones
viables además de preferibles, desmonta la falacia.

Cuando no se cita el origen, la definición y ejemplos están extraídos de una traducción de Jaime Wilson [email protected]
a partir de: Stephen’s Guide to the Logical Fallacies. Copyright 1995-1998 Stephen Downes. Brandon, Manitoba, Canada.
Esos textos fueron retocados por Miguel A. Lerma, y ahora por nosotros, además de los procedentes de la Wikipedia, para
adaptarlos a nuestro formato.

Otoño-Invierno 2017

51 el escéptico

Temas: 
etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
51

FIRST DATES

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Pagina final: 
8
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  FIRST DATES
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Comceptcon 2017, en Leiría, Portugal (foto: Leo Abrantes)

organización escéptica portuguesa Comcept invitaba a
ponentes extranjeros y es para ARP-SAPC un honor
haber asistido a la convención de nuestra asociación
hermana. La mesa redonda que cerró el acto debatió
sobre la posible categoría científica de la Historia.
Leiría no solo está cerca de Fátima, sino también
de Lagar Velho, el yacimiento del Paleolítico superior
donde apareció el esqueleto del niño de Lapedo, un
varón de cuatro años en el que muchos han visto una
posible hibridación de neandertales y humanos modernos. El descubrimiento de las pinturas rupestres de
Lagar Velho, en 1998, se debió a las andanzas por el
monte de un chavalín de la zona que, años después,
tuvo la gentileza de mostrar Leiría a los miembros de
Comcept a la mañana siguiente de la Convención. Mil
gracias desde aquí a Pedro Ferreira por sus completas
explicaciones, así como a la directora del Museo de
Leiría, la arqueóloga Vânia Carvalho.
Ojalá podamos organizar una conferencia ibérica
que reúna a las organizaciones escépticas existentes a
ambos lados de la frontera. Mientras tanto, felicitamos
a Comcept por una excelente convención y agradecemos la cálida acogida que nos dispensaron en todo
momento.
Antonia de Oñate

First Dates
Tarot, energías, ovnis y cuestiones paranormales de
toda índole. Eso es lo que nos solemos encontrar ante
el visionado del programa de Cuatro First Dates. Y
es que, ante la búsqueda de amor, un par de sotas y
un rey de bastos son más que suficientes para saber
el pasado, el presente y el futuro del que está al otro
lado de la mesa. ¿Y qué une más que unas vivencias
paranormales?
Encienda la televisión y apague el cerebro porque
empieza... ¡First Dates!
De lunes a jueves preparo la cena con mi pareja, subimos la mesa elevable y ponemos en suspensión nuesOtoño-Invierno 2017

tro circuito neuronal. Vemos a Carlos Sobera presentar
a cada uno de los solteros, siempre con una sonrisa y
unas palabras amables ante cualquier cosa que digan,
sean cuestiones interesantes o auténticas chorradas
(con predominio de esto último). Debo reconocer que
envidio el buen talante del presentador, quien mantiene su sonrisa y su amabilidad ante cualquier disparate
que diga el invitado de turno.
En este programa es común oír el signo zodiacal, y
siempre hay algo bueno para el que quiere creer. Si
son del mismo, se entenderán a la perfección. Si son
opuestos, habrá atracción. Si un signo es demasiado
visceral, dará vida a la relación. Cualquier cosa vale
para reafirmar la creencia y dar una oportunidad al
amor. ¡Y es que lo difícil sería no acertar! Todos cuentan un pasado similar, sin suerte en el amor. ¡Evidentemente! Son muy exigentes y buscan a alguien que,
además de atractivo físicamente, sea inteligente, le
guste viajar, la aventura, sea fiel, divertido y con metas
claras en la vida. ¡Y yo que iba buscando a un cardo
torpe que odie viajar y que prefiera quedarse en casa
sin hacer nada, aburrido y que no sepa qué hacer con
su vida!
Quiero rescatar un par de casos; el primero de ellos
un chico de 19 años que se anunciaba como pensador y
que no encontraba pareja porque era muy maduro: «19
de edad, pero 93 mentales», según anunciaba. El pobre ya estaría chocheando, porque sus conspiraciones
mundiales eran de risa.
El segundo caso me dejó mal sabor de boca. La mujer era un «ser de luz» practicante de reiki, astrología,
tarot y medicinas naturales. En el paripé del programa
llamó a una amiga para que le echase las cartas, para
saber si su cita era de fiar. Y parece que las cartas dijeron que sí, aunque yo después de ver lo que hizo el señor no me hubiese fiado mucho. Él se definía también
como un «ser de luz» y se quejaba, igual que ella, de
lo difícil que era encontrar gente que pensase igual que
ellos. Parece que al final los escépticos vamos a tener
algo en común con los de «mente abierta».
El caballero preparó un pequeño truco para borrachos, que consistía en una tarjeta dada la vuelta, una
caja y tres fichas de colores (negro, amarillo y rojo).
Le pidió a su cita que cogiese con la mano izquierda
una de las fichas, con la derecha otra, que dejase en la
caja la tercera ficha restante y luego que le pusiese en
la mano izquierda la ficha que tenía en la derecha. Una
vez hecho esto, pidió que levantase la tarjeta y leyese en voz alta. La mujer alucinó cuando leyó en voz
alta que en su mano izquierda estaba la ficha amarilla,
en la mano izquierda del chico estaba la roja y en la
caja estaba la negra. ¿Y cuál es el truco? Para empezar,
¿qué «ser de luz» hubiese elegido la ficha negra como
primera o segunda opción? Sabiendo eso, ya quedaban
dos opciones, pero en la tarjeta no ponía los nombres,
sino que decía «en mi mano izquierda» y «en su mano
izquierda». Si las fichas hubiesen estado al revés, bastaba con que la tarjeta la hubiese leído él y no ella.
Aunque hay que entender que este programa no deja
de ser un show con múltiples situaciones forzadas en
7 el escéptico

las que eligen habitualmente a los protagonistas más
raros, la aparición del tarot y la astrología son tan
constantes que ponen de manifiesto que, al menos sobre cuestiones de amor, nuestra capacidad crítica se
apaga y aceptamos cualquier chorrada como válida
siempre y cuando nos haga soñar con no pasar más
noches a solas.
Víctor Pascual

Naukas crece
El proyecto de Miguel Artime, Antonio Martínez
Ron y Javier Peláez, además de ser una conocida plataforma online de divulgación científica y tener su propio sello editorial, organiza eventos que llegan cada
vez a más público y en más ciudades.
Por supuesto, Naukas Bilbao sigue siendo el buque
insignia. Este 2017 ha alcanzado su séptima edición
(comenzó con el nombre de Amazings en 2011). El
éxito de asistencia en los últimos años aconsejaba buscar una sede con mayor aforo que el ya desbordado
Paraninfo de la UPV, que habilitaba la coorganizadora
Cátedra de Cultura Científica de esa universidad. La
nueva ubicación ha sido nada menos que el Palacio
Euskalduna, con más de 2000 asientos…, que también
se ha llenado.
Para abrir boca, una novedad, Naukas Pro: una ampliación del programa que, durante la tarde del 14 de
septiembre, llevó a nueve investigadores a explicar en
qué consiste su trabajo. Siguieron, el 15 y 16, las ya

habituales charlas de diez minutos de duración, salpicadas de entrevistas, actuaciones y alguna sorpresa.
Como en ocasiones anteriores, hubo una amplia representación de socios de ARP-SAPC entre los ponentes
y, por supuesto, entre el público. Una vez más se pudo
seguir el evento por streaming y los vídeos están disponibles en la web11.
Este año Naukas Kids, la parte dedicada a los niños,
tuvo su jornada propia: la mañana del domingo 17.
Fuera de Bilbao, A Coruña ha repetido este año (25
de febrero) como sede de un Naukas sobre Neurociencia, después del éxito cosechado en 2016. Valladolid,
por su parte, acogió otro dedicado a La Ciencia del
Futuro el 30 de septiembre. Y para el año que viene…
¡ya se está preparando también el Naukas Donostia!
Inma León

Pensar es ejercer nuestra racionalidad
El pasado 22 de septiembre de 2017 en el Centro
Cultural de Caixa Ontinyent, en la población del mismo nombre, tuvo lugar la charla de Manuel Toharia
«Ciencia contra pseudociencia». La charla estuvo organizada por la Associació per a l’Humanisme12 y presentada por Manel Salido, el presidente de la asociación. Además, fue presentado nuestro socio y premio
Lupa Escéptica de ARP-SAPC Manuel Toharia, por
otro miembro, Jesús López, también socio y uno de los
organizadores de las charlas habituales de Escépticos
en el Pub de Valencia13. La charla dio comienzo a las

Dos mil personas acudieron a oír hablar de ciencia en el Naukas Bilbao (foto: naukas.com)

el escéptico 8

Otoño-Invierno 2017

Temas: 
etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
7

GRADOS DE EVIDENCIA

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Pagina final: 
6
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  GRADOS DE EVIDENCIA
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Primer contacto
Grados de evidencia
Que las pseudociencias están de moda es un hecho.
Nos podrá doler más o importarnos menos, pero no
tenemos más remedio que aceptarlo. Tras años de trabajo por parte de diferentes asociaciones e individuos
denunciando la situación de vulnerabilidad a que los
pacientes y usuarios se enfrentan a diario frente a este
tipo de abusos, el pasado 21 de septiembre tuvimos
la oportunidad de asistir a un bochornoso espectáculo. Por vez primera, los miembros de la Comisión de
Sanidad en el Congreso de los Diputados iban a debatir sobre cómo abordar el tema de las pseudociencias en el ámbito sanitario. Dos Proposiciones No de
Ley sobre la mesa (Ciudadanos1 y PP2), declaraciones
de intenciones por parte de Podemos3, acciones autonómicas por parte del PSOE4, la creación del Observatorio frente a las Pseudociencias por parte de la
Organización Médica Colegial5, el Informe de la Real
Academia de Farmacia frente a la Homeopatía6 y una
potente visibilización reciente, tanto de las víctimas
potenciales como de sus embaucadores por parte de
los mass media, sugerían buenas noticias de cara a la
implantación de medidas eficaces que protegieran a
los consumidores frente a esta lacra (legislada desde
2003 y protegida desde mucho antes). Nada más lejos
de la realidad. Lo que a primeras luces parecía que iba
a ser una apuesta en firme por enfrentar la realidad y
actuar contra tales infracciones de mala praxis profesional, delitos de intrusismo y publicidad engañosa,
se quedó en una mera manifestación solo de cara al
populacho, ilusoria, vacía de intenciones7. La portavocía de Podemos se ausentó, Ciudadanos marchó solo,
el PP aprobó su PNL placebo y el PSOE clavó(se) la
puntilla (y nos alcanzó con ella). En el seno de un discurso que ponía en duda la capacidad de la evidencia
científica para combatir pseudociencias en materia sanitaria, el portavoz de este último partido alegaba que
estábamos confundiendo los enemigos y defendía que
las «terapias alternativas» no son pseudoterapias; un
médico, cirujano y Portavoz de Sanidad que, además,
aseveraba que «no se puede exigir el mismo nivel de
evidencia científica a terapias que en su mayor parte
son inocuas». En absoluto razonó si debieran denominarse «terapias». Tan elocuente como decepcionante.
El PSOE, a través de su secretaria de Sanidad junto al
secretario de Ciencia, rectificó días después a su portavoz de Sanidad8. Tarde, máxime si tal reprobación carece de acciones concretas. Al menos, a nivel europeo
parecen haber tomado la iniciativa frente a la admisibilidad legal como «medicamento» de la homeopatía9.
Esto es lo que tenemos como portavoces sanitarios, similar a lo que acontece desde la dirección de
la Agencia Española del Medicamento y Productos
Sanitarios, para la que tampoco cabe diferenciar entre
un medicamento homeopático y uno convencional10.
Una vez más, declaraciones desafortunadas que, públiel escéptico 6

Marisa Marquina, Antonia de Oñate y Juan A. Rodríguez

camente, confirman el desconocimiento de su materia
por parte de un portavoz de la misma. Una vez más, la
banalización acerca del método científico y su impacto
en Medicina. Una vez más, grados de evidencia entre
la incultura científica y el pensamiento racional.
Esperemos que las próximas comisiones sean más
propicias y que en algún momento las autoridades sanitarias salgan de su cómodo letargo.
Sin dudarlo, nosotros, todos, adelante.
Elena Campos Sánchez (@ElenaC_S)
Presidenta de la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (apetp.com)

ComceptCon 2017: Escepticismo e Historia
El escepticismo suele abordar la Historia a través de
dos aproximaciones: la crítica a la pseudohistoria más
grosera, esa que habla de extraterrestres constructores
de pirámides y demás disparates, y el análisis de las visiones historiográficas que oscilan entre lo legendario
y lo estereotipado. Los amigos escépticos portugueses
de Comcept optaron por dedicar su convención de
2017 (Estórias da História) a las visiones deformantes
de la Historia a través del prisma de la leyenda y del
lugar común.
El Museo de Leiría, instalado en un convento de
frailes exclaustrados, acogió esta Conferencia Escéptica de Portugal como parte de la celebración de su
centenario. El entorno era perfecto por muchas razones, entre ellas por su cercanía a Fátima, que también
celebra un centenario de índole muy distinta: el de las
apariciones marianas. El historiador Luís Filipe Torgal
iba a ilustrarnos sobre la explotación política de ese
fenómeno religioso asentado en la milagrería. Una inoportuna dolencia le impidió unirse a nosotros, lo que
dio pie a todo tipo de bromas sobre la venganza de Fátima. Afortunadamente, pudimos contar con sus notas
sobre el fenómeno social y político de aquel lugar.
Leo Abrantes, presidenta de Comcept, abrió la
jornada cantando las verdades de esos edificios
históricos emblemáticos que, en realidad, son fruto
de intervenciones —frecuentemente brutales—
efectuadas en los siglos XIX y XX. Esa arquitectura
que aspira a erigirse en lección de Historia es, en
realidad, una manipulación que fosiliza los edificios
y elimina buena parte de su verdadera trayectoria a lo
largo del tiempo. El historiador Paulo Pinto nos deleitó
con una conferencia sobre las visiones de la época
mitificada de los descubrimientos portugueses, en la
que también mostró la visión de los otros, los indios,
a través de unos fragmentos de una serie de televisión
gujaratí donde Vasco de Gama aparece como un ser
codicioso y malvado. La última ponencia, sobre
mitos y concepciones erróneas en torno a la Edad
Media, le correspondió a Antonia de Oñate, directora
ejecutiva de ARP-SAPC. Era la primera vez que la
Otoño-Invierno 2017

Coordinador: 
MARQUINA MARISA, DE OÑATE ANTONIA, RODRÍGUEZ JUAN A.
Página inicial: 
6

HAZTEOÍR Y LA APOPTOSIS DE LAS NEURONAS

Sección: 
DOSSIER NUEVAS PEDAGOGÍAS
Pagina final: 
45
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  HAZTEOÍR Y LA APOPTOSIS DE LAS NEURONAS
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Dossier

HazteOír
y la apoptosis
de las neuronas
Víctor Pascual
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

Los niños tienen pene.
Las niñas tienen vulva.
¡Que no te engañen!

U

na activista de HazteOír añadió que lo decía la biología. ¡Alabado sea HazteOír que
me ha revelado una verdad biológica que no
dice ningún libro de biología!
A nuestras escépticas manos ha llegado ¿Sabes lo
que quieren enseñarle a tu hijo en el colegio? Las
leyes de adoctrinamiento sexual1, un eBook de HazteOír. Igual que el sketch de los Monty Python sobre
el chiste más divertido del mundo, que provocaba la
muerte por risa a quien lo leyese2, el análisis de este
folleto se debe realizar con parones regulares para
evitar un ictus. No sé si son las sandeces o el veneno

con el que está escrito, pero leer más de una página
de seguido resulta tarea peligrosa si, además de leer,
tienes la costumbre de pensar y analizar lo escrito.
A continuación voy a dejar pequeñas trazas del
documento para que se hagan una idea sobre qué
defienden y en qué se basan para ello. Si se sienten
mareados, por favor, acudan a la biblioteca más cercana. Página 11:
Bien pronto ha aflorado el carácter totalitario y
persecutor de estas leyes. Utilizando su articulado
como ariete, las organizaciones LGTB han cargado
contra las primeras voces críticas y ya se han cobra-

A fecha de 2017, la Real Academia Española no marca como
sinónimas las palabras respeto e imposición.

el escéptico 42

Otoño-Invierno 2017

Foto: wikimedia-commons

do sus primeras víctimas entre los ciudadanos libres.
¿Y quiénes son las primeras víctimas entre los ciudadanos libres?
Es el caso de la coaching Elena Lorenzo, a quien
la asociación LGTB Arcópoli ha denunciado porque
entre sus logros profesionales consigue que personas homosexuales que quieren dejar de serlo, lo consigan.
Si buscamos a la buena señora Elena Lorenzo, podemos ver en su página web3 su formación académica:
● Coach Profesional Certificada por la escuela Lider-Haz-GO en Madrid, España y por AECOP.
● Coach Certificada en orientación sexual por
PATH – (Positive Approaches to Healthy Sexuality)
USA.
● Instructora Certificada en Artes Expresivas –
CJEA – (Creative Journal Expressive Arts)
Más allá de que el coaching no vale para nada y
es una moda, el curso realizado en PATH sobre sexualidad marca muy bien el interés y la fuente de
«formación» sobre sexualidad de esta señora. PATH
tiene un libro de cómo pasar de ser homosexual a
heterosexual.
Otoño-Invierno 2017

Página 18:
La imposición de la ideología de género incide directamente sobre el alumnado, que se ve adoctrinado
incluso en los espacio del ocio y tiempo libre. Pero
también afecta a los padres a través de las AMPA,
donde se promueven sesiones de divulgación afectivo-sexual y de normalización de los distintos modelos de familias, como manera de asegurar y reforzar
el proceso de adoctrinamiento de los menores.
Exponen a continuación el extracto de la ley:
El respeto a la diversidad en lo relativo a la orientación sexual, la identidad de género o la expresión
de género y a los principios de la presente ley debe
ser efectivo en todo el sistema educativo, en los centros y entidades de formación, en la educación de
adultos, en la formación de madres y padres, en las
actividades deportivas escolares y en las actividades
de tiempo libre infantil y juvenil (Art. 12.5 Ley C. Cataluña).
A fecha de 2017, la Real Academia Española no
marca como sinónimas las palabras respeto e imposición. Así que está fuera de lugar indicar que existe una imposición de la ideología por parte de la ley
cuando esta habla de respeto a la diversidad. Sigamos
en la página 21:
43 el escéptico

Bus escolar Alianza gay-hetero (foto: www.flickr.com/photos/jglsongs/2624138083/ )

Algunas de estas leyes, las más radicales, contemplan la posibilidad de que los padres con hijos que
padezcan un trastorno de la identidad de género, también llamada disforia de género, se nieguen a permitir que se experimente con ellos. De producirse un
conflicto de intereses, la Administración podría pasar
por encima de la voluntad de la familia.
Es aberrante que la ley impida a los progenitores
experimentar con sus hijos, ¡ni que fuesen personas!
Ahora, página 32:
La sociedad heterosexual, también simbólicamente
represaliada por el franquismo (y en mayor medida,
puesto que la mayoría de represaliados fueron heterosexuales), estaría paradójicamente en la obligación
de reparar el daño otorgando a estos colectivos privilegios compensatorios. En otras palabras, heredan
una presunción de culpabilidad simplemente por ser
heterosexuales y la responsabilidad de pagar por un
delito que jamás cometieron.
¡Anumerismo, ven a mí! A ver, si la población heterosexual es mayor que la homosexual, en cifras, hubo
menos homosexuales represaliados que heterosexuales; también hubo menos negros represaliados. Pero
las cifras hay que contextualizarlas sobre el conjunto
y por eso existe el tanto por cierto. Aquí, HazteOír se
olvida de que, una vez que el franquismo encarceló
el escéptico 44

a gran parte de los republicanos y comunistas, buscó
otro enemigo público: los homosexuales. En España
hubo cárceles para homosexuales4 ya que la homosexualidad pasó a ser delito (Ley de Vagos y Maleantes,
BOE número 197, de 16 de julio de 1954) alegando
que era contagiosa.
Página 38:
La inversión de la carga de la prueba sitúa a estos
colectivos en una posición de privilegio legal, de tal
manera que sólo su palabra basta para inculpar a terceros de supuesto trato discriminatorio.
Y a continuación la ley:
En los procesos autonómicos, cuando el interesado
aporte hechos o indicios razonables, fundamentados
y probados por cualquier medio de prueba admitido
en derecho, de haber sufrido discriminación por razón de identidad o expresión de género, corresponde
a aquél a quien se atribuye la conducta discriminatoria, la aportación de justificación probada, objetiva y
razonable de las medidas adoptadas (Art. 48. Ley de
Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y
No Discriminación C. Madrid).
Ya es ganas de leer con mala intención la ley, porque eso de que «sólo su palabra basta» es falaz. La ley
deja claro que es necesario por parte del demandante
que aporte «hechos o indicios razonables, fundamenOtoño-Invierno 2017

tados y probados por cualquier medio de prueba admitido en derecho».
La tasa de intentos de suicidio en personas transgénero y variantes de género es de un 41% respecto al
1,6% de la población en general (estudio realizado en
2011 en EE.UU.5). Al contrario de lo que dicen los de
HazteOír, tal vez los colectivos LGTB no estén exagerando sus cifras.
El documento es un compendio de leyes autonómicas, dibujos de niños y portadas de libros y cuentos.
Aunque ahora mis tripas suenan, he hecho bien en no
comer hasta acabar el texto porque, os aseguro, hay
más perlas de las que he expuesto. Tal vez haya sido
por mi pésima atención al leer el documento, pero no
he conseguido encontrar los múltiples privilegios que
ostenta la comunidad LGTB. Ni que no pagase IBI.

Portada del folleto de HazteOír

Notas:
1-http://www.HazteOir.org/sites/default/files/adjuntos/
las_leyes_de_adoctrinamiento_sexual.pdf
2-https://www.youtube.com/watch?v=F7oTJsdLsJg
3-http://elenalorenzo.com/
4-http://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/homosexuales-Badajoz-franquis...
5- https://williamsinstitute.law.ucla.edu/wp-content/
uploads/AFSP-Williams-Suicide-Report-Final.pdf

Otoño-Invierno 2017

45 el escéptico

etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
42

JESÚS MOSTERÍN, UN GRAN LIBREPENSADOR RACIONAL

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
21
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  JESÚS MOSTERÍN, UN GRAN LIBREPENSADOR RACIONAL
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Jesús Mosterín

un gran librepensador racional
Juan Manuel Sánchez-Ferrer
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

Obituario para un talento renacentista en la era de la especialización
Jesús Mosterín (foto: Wikimedia Commons)

el escéptico 18

Otoño-Invierno 2017

E

l 4 de octubre de 2017 falleció el filósofo Jesús
Mosterín (1941-2017), a los 76 años. Con su
muerte ha dejado un vacío que sin duda será
difícil de llenar en el panorama filosófico español.
Su labor multifacética es de tal magnitud que realizar
una biografía exhaustiva, que haga justicia a su vida y
obra, requiere prácticamente una tesis doctoral. Con
mi contribución me he conformado con exponer una
primera aproximación de lo que llevó a cabo Mosterín,
entrando en minuciosidades solo en algunos aspectos
que desde mi punto de vista intelectual me parecen
relevantes.
Sin duda se echará en falta su honestidad intelectual
sin concesiones, casi salvaje, así como su insólita capacidad para elaborar síntesis clarificadoras. Pero las
mismas cualidades por las que fue admirado también
fueron las que le apartaron de los núcleos de poder.
Sus dos grandes referencias fueron Aristoteles (él no
escribía «Aristóteles» para respetar la fonética griega
clásica) y Bertrand Russell.
Mosterín nació en Bilbao. Cursó simultáneamente
tanto el bachillerato científico como el de letras, dando señal inequívoca de su vocación renacentista ya
desde la adolescencia. Seguidamente, decidió cursar
la licenciatura de filosofía. Cursó estudios avanzados
de lógica en Alemania Occidental, en el Institut für
mathematische Logik und Grundlagenforschung (Universidad de Münster). Allí se formó sólidamente en
lógica moderna y en teoría de conjuntos, en una época
en la que el mundo académico español, salvo honrosas
excepciones, todavía apenas había ido más allá de la
lógica aristotélica y la escolástica.
En su juventud, a la vez que iba formándose como
lógico y filósofo, encontró tiempo como importante colaborador del inolvidable Félix Rodríguez de la
Fuente, acompañándolo incluso a África, continente al
que volvería varias veces a lo largo de su vida. Fruto
temprano de su interés por los animales es su edición
de la Enciclopedia de la Fauna, como editor de Salvat
Editores.
Tras estudios postdoctorales en Alemania, Francia y
EEUU, consiguió en 1983 la cátedra de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Barcelona.
Como catedrático cabe destacar su estancia en el Departamento de Lingüística y Filosofía del MIT (junto a
Boston), donde coincidió con Noam Chomsky.
Como profesor de la Universidad de Barcelona era
especialmente atractivo para estudiantes de ciencias
atraídos por su visión global y sintética de la ciencia,
expuesta siempre de manera clara, rigurosa y profunda. El discípulo más relevante de Mosterín fue el
lógico filosófico Ulises Moulines (catedrático de la
Universidad de Munich, que también es licenciado en
ciencias físicas), por el que tuvo un profundo respeto,
sin olvidar a la catedrática de Filosofía de la Ciencia
Anna Estany (Universidad Autónoma de Barcelona).
Sin embargo, su vigoroso espíritu renacentista no era
compatible con la clausura universitaria. Necesitaba
libertad completa de movimiento para desarrollar una
gran variedad de proyectos y actividades, entre los que

Otoño-Invierno 2017

estuvo su cerrada y famosa defensa de los derechos
de los animales. Dejó de impartir clases en 1996, para
ejercer como profesor de investigación en el Instituto
de Filosofía del CSIC (en Madrid). Antes de jubilarse,
a los 70 años, también se convirtió en miembro del
Center for Philosophy of Science of Pittsburg (donde
entraría en contacto con el filósofo de la física Lawrence Sklar) y elaboró, con el filósofo de la física Roberto
Torretti, la obra Diccionario de lógica y filosofía de la
ciencia (Alianza Editorial). En esta etapa de su vida
tuvo tiempo incluso de publicar una serie de monografías sobre diferentes temas de la historia del pensamiento, entre las que cabe destacar Los cristianos
(Alianza Editorial) y Los judíos (Alianza Editorial).
Casi hasta el último momento no dejó de impartir
incansablemente conferencias (incluso periódicamente en la Universidad de Pekín), en las que desplegaba
exuberantemente su capacidad clarificadora para abordar todos los aspectos de la filosofía y de la ciencia.
Como apasionado polemista, participó en todo tipo de
debates públicos, donde adquirió fama por sus inéditos
y profundos puntos de vista, así como por sus enfrentamientos con toreros y defensores de los toros.

Sus aportaciones como lógico

Como lógico se convirtió en uno de los grandes introductores y promotores de la lógica moderna y la
teoría de conjuntos en nuestro país, así como de la
filosofía analítica. Introdujo en España la lógica de
Frege, la visión formalista de Hilbert en lo relativo a
los fundamentos de la matemática, así como todos los
avances de la lógica desde finales del siglo XIX hasta
nuestros tiempos (en especial la obra de Gödel), pero
introduciendo contribuciones originales concretas y
una visión general al respecto propia y genuina.
Aparte de sus trabajos teoréticos sobre lógica, cabe
destacar sus contribuciones a la lógica aplicada en
campos como el de la computabilidad y la complejidad, sin olvidar su introducción en España del análisis
no estándar, un desarrollo lógico de los fundamentos
del análisis matemático inspirado en las ideas del filósofo Leibniz respecto a la concepción de infinitésimo.
Una importante contribución concreta de Mosterín a
la lógica aplicada, reconocida internacionalmente, es
la de precisar exhaustivamente la idea de que el sistema posicional de numeración de los números naturales
se puede tomar como base de datos universal para codificar todo tipo de objetos simbólicos (cromosomas,
textos, etc.).
En el campo de la filosofía teorética, uno de sus temas
centrales fue la dualidad aristotélica forma-contenido
(o forma-substancia). Esta dualidad la aplicó fructíferamente para elaborar iluminadores análisis tanto en
cuestiones de lógica como de filosofía de la ciencia.
Por ejemplo, Mosterín visionó como caso de dualidad
forma-contenido la dialéctica entre las dos visiones
contrapuestas más importantes para fundamentar la
Matemática: la de los logicistas (Frege y Russell), y
la visión formalista de Hilbert. Frege realizó grandes
aportaciones a la Lógica, pero también fue la culmina19 el escéptico

ción de la Lógica en la línea de la tradición heredada
de Aristoteles, tradición por la que las aseveraciones
de una teoría han de corresponder siempre a enunciados con sentido concreto verdaderos o falsos; por el
contrario, Hilbert rompió con toda la tradición de la
Lógica, introduciendo la idea de que los axiomas son
meros esquemas abstractos, que en sí mismos no son
ni verdaderos ni falsos (algo inadmisible para Frege),
y que solo han de cumplir el requisito de que sean consistentes entre sí. Al final se impuso en el siglo XX la
visión formalista de Hilbert, que se extendió más allá
de la Matemática, llegando a la órbita de los científicos
(especialmente a la de los físicos teóricos) y a la de la
propia Filosofía de la Ciencia.
Dada su formación en lógica, es natural que acabara introduciendo y promoviendo la filosofía analítica
en España, desarrollando la idea de que la filosofía es
básicamente una actividad de dilucidación lógica; así,
fue firme defensor de exigir en filosofía la precisión
minuciosa lógico-conceptual, evitando las aseveraciones vacías de contenido. En este sentido siempre fue
contrario a los excesos del idealismo y la escolástica
(precisamente las corrientes dominantes en las facultades españolas de filosofía hasta finales de la década
de los sesenta), a la vez que favorable a una filosofía
fundamentada en una reflexión sobre los resultados de
la ciencia.

Su aportación a la filosofía de la ciencia

Como filósofo de la ciencia, se preocupó inicialmente por una construcción lógica de la ciencia a partir de las percepciones empíricas intersubjetivas más
inmediatas, en la línea de los positivistas lógicos, los
operacionalistas y las ideas de Ernst Mach. Sin embargo, pronto vivió Mosterín la crisis histórica que se
produjo tanto en el proyecto del positivismo lógico
como en el del operacionalismo. Por una parte, los
historiadores de la ciencia, capitaneados por Kuhn (y
no pocos científicos) destacaron que los positivistas
lógicos no habían logrado realizar ninguna construcción lógica realista de la ciencia salvo en áreas muy
concretas y limitadas; por otra parte, después de la II
Guerra Mundial, la visión formalista de Hilbert ya se
había impuesto en ciencia, sobre todo en física teórica, como consecuencia de la crisis teorética de la física cuántica.

A pesar de la crisis de las posturas logicistas en filosofía de la ciencia, Mosterín se opuso firmemente a la
moda dominante entonces (sobre todo en el colectivo
de los historiadores de la ciencia), postulando que el
desarrollo histórico de la ciencia tiene una dinámica
intrínseca al margen de factores externos a la misma
(como son los condicionantes socioeconómicos y políticos). Para Mosterín, la evolución de la ciencia está
regida fundamentalmente por el intento de lograr la
consistencia de nuestras aseveraciones entre sí y de
las mismas con los hechos empíricos.
Por otra parte, la idea de los positivistas lógicos de
que las teorías científicas consisten, básicamente, en
conjuntos de enunciados con sentido empírico verdaderos o falsos estaba siendo superada por el formalismo de Hilbert, lo cual acabaría influyendo en la propia manera de concebir las teorías científicas. Frente a
estos cambios de perspectiva, Mosterín no se pasó al
formalismo, pero extrajo la conclusión de que se ha de
distinguir entre el conocimiento sobre particulares (lo
que él denominaba historia, en el sentido implícito en
términos como Historia Natural o Historia de los animales), y teoría abstracta (es decir, estructura abstracta
que no es ni verdadera ni falsa) que adquiere sentido a
posteriori cuando se aplica, a través de lo que él denominó conceptores, a un conjunto de entidades particulares. Así, Mosterín concluyó que la estructura de una
teoría científica es dada a priori (usualmente como estructura matemática) con la única condición de que sea
lógicamente consistente, pero siempre como red que a
posteriori se echa sobre la realidad empírica; y es solo
cuando esta red entra en contacto con la realidad cuando tiene sentido preguntarse por el significado empírico de la teoría científica.
Como filósofo de la ciencia estuvo un tiempo especialmente atento a los desarrollos del estructuralismo
científico, movimiento del que Ulises Moulines es
representante significativo. Según el estructuralismo
científico, las teorías científicas se han de entender
fundamentalmente como entidades que tienen forma
y contenido: una forma consistente en una estructura
lógicamente consistente, y un contenido consistente
en un conjunto de conjuntos de particulares (denominados modelos de la teoría), en los que dichas estructuras adquieren sentido empírico. Sin embargo, más
tarde entraría en una etapa en la que relativizaría la

Siempre fue contrario a los excesos del idealismo y la escolástica, a la vez que favorable a una filosofía fundamentada en una reflexión sobre los resultados de la ciencia.

el escéptico 20

Otoño-Invierno 2017

importancia de distinguir entre forma y contenido a la
hora de abordar una teoría científica. Esto se constata
en su artículo sobre lo que es una teoría, enfocado a
las teorías científicas (incluido en su Diccionario de
lógica y filosofía de la ciencia), en que el que se asevera que toda teoría científica puede describirse con distintos enfoques equivalentes entre sí, que básicamente
son el sintáctico (el heredado de los positivistas lógicos), el semántico (el del estructuralismo científico) y
el pragmático. A partir de aquí, Mosterín consideraría
que, a pesar de los problemas teoréticos del positivismo lógico, puede abordarse perfectamente el contenido de una teoría científica concibiéndola como conjunto de proposiciones empíricas verdaderas o falsas, sin
necesidad de introducirse en el alambicado sistema de
concepciones del estructuralismo científico.
Por otra parte, Mosterín consideraba la filosofía
como una actividad recursiva indefinida de dilucidación lógica, anclada en la ciencia pero aspirando ir más
allá del mero análisis de las teorías científicas, por lo
que no dudó en volcarse en pos de conseguir una visión global del mundo basada en la ciencia, con vistas
a hacer de la ciencia una forma de conocimiento que
se situara más allá de la mera predicción de hechos
futuros. En este sentido, se puso al tanto de los últimos
avances en cosmología, algo que queda reflejado en su
libro Ciencia viva (Espasa).
Pero el área de la filosofía de la ciencia a la que más
se dedicó fue sin duda la de la filosofía de la biología.
Como filósofo de la biología introdujo básicamente
una ontología de los seres vivos inspirada en ideas del
propio Aristoteles, pero salvando las falacias de este y
empleando todas las herramientas de la filosofía analítica y la lógica. Su ontología sobre los seres vivos
arrancó con un análisis pormenorizado de las diferentes definiciones acerca de lo que es la vida, llegando a
la conclusión de que son insuficientes las definiciones
propuestas al respecto, basadas en el metabolismo, la
reproducción, la termodinámica, la complejidad y la
evolución.

Jesús Mosterín como humán público

Mosterín propuso el término humán para referirse a
los humanos en general, puesto que consideraba que
no es lícito que tenga género la propia palabra utiliza-

da para referirse a todos los humanos.
A sus alumnos siempre les aconsejaba que se dedicaran precisamente a todo aquello por lo que sintiesen profunda pasión, y él siempre fue coherente con
lo que promulgaba. Públicamente, también cultivó la
filosofía práctica, de lo cual hay constancia en numerosos artículos publicados en la prensa, entrevistas y
debates. Pero de su actividad pública será recordado
sobre todo como el gran defensor de los derechos de
los animales. En este aspecto quizá lo más destacable
es que fue promotor del Proyecto Gran Simio, proyecto con el que se pretende defender los derechos de los
primates como homínidos.
Colaboró intelectualmente para conseguir la abolición en 2010 de las corridas de toros en la Cataluña;
sin embargo, se sentiría profundamente decepcionado
con la actitud de la Generalidad de Cataluña en relación a los correbous, una forma tradicional de hostigamiento de toros.
Su vida llegó a un punto de inflexión hace unos dos
años cuando se le diagnosticó mesotelioma maligno,
un tipo de cáncer con síntomas semejantes a los del
cáncer de pulmón, que seguramente se originó aspirando grandes cantidades de partículas de amianto durante su adolescencia en Bilbao, o quizá en el MIT a
principios de los años 90. Se le tuvo que operar. Su
traumática experiencia la expuso en su artículo «Una
cita con la parca»1. A pesar de ello, siguió impartiendo
conferencias e impulsando proyectos hasta prácticamente su último mes, y ello consciente de que se le
acababa el tiempo.
No pudo evitar reflexionar sobre la muerte. En entrevistas de sus últimos dos años de vida, en consonancia
con lo que manifestó en «Una cita con la parca», expresó su deseo de morir de manera natural, sin sufrimiento. Era partidario de que cada uno muera según
sus deseos y de manera digna, y de hecho vino a decir
que quería morir en el bosque rodeado de animales
como un ser vivo más; sin embargo, tuvo que pasar
por las molestias y complicaciones derivadas de su enfermedad, con una muerte en un hospital de ciudad (en
Barcelona). Los que colaboraron con él seguro que se
sentirán huérfanos.
1- El País, 24 de marzo de 2015

Propuso el término humán para referirse a los humanos en
general, puesto que consideraba que no es lícito que tenga
género la palabra utilizada para referirse a todos los humanos.

Otoño-Invierno 2017

21 el escéptico

etiquetas generales: 
Página inicial: 
18

LA ALTERNATIVA RACIONAL Num. 24 (MARZO 1992)

Sección: 
HACE 25 AÑOS
Pagina final: 
11
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  LA ALTERNATIVA RACIONAL Num. 24 (MARZO 1992)
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Hace 25 años

Luis R. González

La Alternativa Racional
nº 24 (Marzo 1992)

F

élix Ares reflexiona en su breve editorial sobre
las asociaciones de consumidores. En teoría, parecen unos aliados evidentes del escepticismo.
Sin embargo, abundan los ejemplos contrarios en sus
boletines de divulgación, donde se cuelan trabajos
muy crédulos, por ejemplo, sobre homeopatía. Y la situación ha ido a peor desde entonces, con toda la quimiofobia —como muy bien señala en su blog Scientia
el murciano José Manuel López Nicolás—, el miedo
a la biotecnología y la militancia ecológica.
En este número se publica unas de las pocas entrevistas que han aparecido en nuestras páginas. Luis A.
Gámez conversaba con el entonces director del Museo
de la Ciencia de la Fundación La Caixa en Barcelona,
Jorge Wagensberg, sobre distintos temas siempre de
actualidad, como el control de la ciencia y sus relaciones con la religión.
A propósito de religión, yo mismo colaboraba en
este número alertando de que las pruebas de carbono 14 realizadas a la Sábana Santa (con el resultado
incontrovertible de que databa de la época medieval)
no habían apagado, ni mucho menos, los fuegos de la

polémica. De hecho, todavía hoy sigue exhibiéndose
para engaño de feligreses, sin el menor recato.
Uno de nuestros escépticos de cabecera, el argentino Mario Bunge, nos informa de la percepción popular de la ciencia en Norteamérica, y cómo incluso en
esa región considerada desarrollada el pensamiento
mágico hace estragos. Muchas veces, releyendo estas
páginas de hace veinticinco años, me siento frustrado
al comprobar que, hoy día, la situación no solo no ha
mejorado, sino que incluso podría decirse que ha ido a
peor. ¡Y no solo ocurre con el escepticismo!
Otro ejemplo paradigmático es el que ataca Javier
Armentia en su artículo, texto de una ponencia presentada en unas Jornadas Nacionales de Astronomía.
Me refiero, naturalmente, a la astrología. Aquí parece
haber algo de esperanza, porque ya no es tan habitual
que los medios de comunicación confundan ambas o
las relacionen en pie de igualdad, pero resulta punzante que los horóscopos todavía sigan teniendo su
hueco en los periódicos. Sospecho que buena parte de
la culpa la tiene nuestra psicología y la necesidad de
etiquetar fácilmente a las personas que nos rodean.

Detalle de Descenso de la Cruz de Giovanni Battista della Rovere. Galería Sabauda, Turín (Wikimedia Commons)

Otoño-Invierno 2017

11 el escéptico

etiquetas generales: 
Página inicial: 
11

LA CREENCIA EN NEUROMITOS ENTRE EL PROFESORADO

Sección: 
DOSSIER NUEVAS PEDAGOGÍAS
Pagina final: 
29
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  LA CREENCIA EN NEUROMITOS ENTRE EL PROFESORADO
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Dossier

La creencia en neuromitos

entre el profesorado
Soledad Luceño
Psicóloga. ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

La neuroeducación ya está aquí y ha venido para quedarse

E

n los últimos años estamos viendo cómo el ámbito educativo se interesa por incorporar a la
enseñanza los conocimientos de ciencias conductuales y otras relacionadas con el funcionamiento
cerebral, como la neuropsicología, la neurobiología y
demás neurociencias. La idea de utilizar estos conocimientos para mejorar la enseñanza en el aula está cada
vez más extendida. Parece que, como cuenta José R.
Alonso en su blog, «la neuroeducación ya está aquí y
ha venido para quedarse».
A finales de la «década del cerebro» (1990-2000),
muchos docentes se preguntaban si las neurociencias podrían resolver preguntas como: ¿Por qué uno
de cada seis estudiantes odia la escuela? El proyecto Cerebro y Aprendizaje de la Organización para la
Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE)
intentaba esclarecer estas preguntas. Su primera fase
(1999-2002) reunió a un grupo internacional de investigadores para examinar las posibles repercusiones
de los resultados de investigaciones recientes sobre el
cerebro y las ciencias del aprendizaje. Los resultados
de esta fase del proyecto se pueden leer en el informe Entendiendo el cerebro: Hacia una nueva ciencia
del aprendizaje. En este informe aparece un capítulo
entero dedicado a los neuromitos, introduciendo así
este término por primera vez en el contexto educativo.
La OCDE (2002) califica los neuromitos de conceptos erróneos generados por un malentendido o por una
cita errónea de hechos científicamente establecidos.
el escéptico 26

La OCDE recoge entre otros neuromitos el de los
estilos de aprendizaje. Según esta creencia, se puede
optimizar el aprendizaje si se presenta la información
a través de una modalidad sensorial determinada; se
parte de la base de que todos tenemos una modalidad «preferida» para captar mejor la información. Las
personas, según esto, se clasifican en uno de los tres
estilos preferidos: auditivos, visuales o cinestésicos
(previamente habría que rellenar unos autoinformes
para averiguar cuál es ese estilo de aprendizaje propio). Aunque a veces se va más allá y se habla de otros
setenta estilos preferidos entre los que se encuentra
«cerebro izquierdo-derecho», «serialistas-holísticos»,
«verbalizadores-visualizadores», etc. Este es uno de
los mitos más extendidos entre el profesorado, a pesar
de que no existe ninguna prueba científica que respalde esta creencia. En Twitter se utiliza desde hace un
tiempo el hashtag #VAKOFF con el fin de llamar la
atención sobre este neuromito. Para poner de manifiesto que no existen pruebas que avalen esta creencia,
se ha creado incluso un desafío: si cualquier persona
o grupo crea una intervención de aprendizaje en el
mundo real que se base en los estilos de aprendizaje,
y prueba que tal intervención produce mejores resultados que otra, se le otorgarán 5.000 dólares1.
Es un mito difícil de erradicar. Como se ve en un
estudio reciente (Macdonald y cols., 2017) los docentes suelen adaptar esta visión, en la práctica diaria,
para adaptarse a las necesidades del aula. Por ejemOtoño-Invierno 2017

plo, crean modalidades visuales y auditivas de una
misma lección, en lugar de dar lecciones separadas
específicas para cada modalidad a diferentes grupos
de estudiantes; por lo que un resultado no intencionado y potencialmente positivo es que los educadores
presentan el material de forma novedosa a través de
diferentes modalidades, repitiendo así lo mismo de
diferentes formas, lo que revierte en un mejor aprendizaje. En otras palabras, este neuromito en particular presenta un desafío para el campo de la educación
porque parece estar apoyando una práctica educativa
efectiva, pero por las razones equivocadas. Para disipar este mito concreto habría que explicar claramente las diferencias entre la creencia de los estilos de
aprendizaje y la instrucción multimodal.
Además de la prevalencia de los mitos, Macdonald
y cols. (2017) compararon en su investigación los

factores que pueden predecir la creencia en neuromitos entre educadores, público en general e individuos
con conocimientos en neurociencias. Los resultados
mostraron que el público en general apoyaba el mayor número de mitos neurológicos (el 68%); le siguió
el grupo de educadores (56%), y por último el grupo
de alta exposición a las neurociencias (46%). Los dos
mitos neurológicos más comúnmente aprobados en
todos los grupos eran el de los estilos de aprendizaje y
el de la reversión de letras en la dislexia.
En contraste con los estilos de aprendizaje, que podría tener consecuencias positivas no intencionadas,
la creencia de que la dislexia se caracteriza por ver las
letras al revés es potencialmente perjudicial para la
identificación temprana de los niños con este trastorno. La idea viene de las primeras teorías visuales de
la dislexia descritas por Orton en 1925, ya rechazadas

El neuromito de los estilos de aprendizaje parece apoyar
una práctica educativa efectiva, pero por las razones equivocadas.

Otoño-Invierno 2017

27 el escéptico

hace décadas, al comprobar que eran las dificultades
en el lenguaje, principalmente la conciencia fonológica, las causantes de la dislexia.
Una característica que parecen tener en común estos mitos es que subestiman la complejidad del comportamiento humano, especialmente las capacidades
cognitivas como el aprendizaje, memoria, razonamiento o atención. Estos neuromitos parecen derivarse de la tendencia a pensar en un único factor explicativo. Según la literatura científica sobre el aprendizaje
y la cognición, habría que tener presente, normalmente, múltiples factores para explicar la conducta.
Otros dos mitos muy aceptados tienen que ver especialmente con esta idea de simplificación: el mito
de que solo usamos un 10% de nuestra capacidad cerebral y el mito de que las personas usan predominantemente uno de los dos hemisferios cerebrales (el
izquierdo aportaría características de personalidad
analítica-lógica principalmente y el derecho características más «artísticas»). Estos dos mitos tienen muchísimo que ver con la información y comprensión del
cerebro: con un conocimiento más profundo sobre el
cerebro sería muy difícil (aunque no imposible, como
ahora veremos) pensar que existan zonas aisladas y
sin relación con otras. Por otra parte, son creencias
peligrosas, especialmente para la enseñanza, ya que
estas absurdas clasificaciones limitan la capacidad de
aprender del alumnado.

La creencia en neuromitos en general es un hecho común en muchos países

Dekker y cols. (2012) investigaron la prevalencia
de los neuromitos entre el profesorado de primaria
y secundaria en algunas regiones del Reino Unido y
Holanda. Más de la mitad de los profesores encuestados creían que eran ciertos 7 de los 15 mitos sobre el
cerebro que les presentaron.
En cuanto a los factores que predicen la creencia
en estos neuromitos, según explican Dekker y cols.
(2012), varias investigaciones anteriores habían
puesto de manifiesto un hecho bastante habitual: la
percepción del público de una explicación pobre se
vuelve más positiva cuando se incluye la neurocien-

cia, a pesar de que esta sea irrelevante. Los medios de
comunicación también tienen su parte de responsabilidad en el malentendido que da lugar a los neuromitos: simplifican tanto para poder llegar a la mayoría
de la gente que acaban distorsionando la realidad y
pueden llevar a la suposición errónea de que los resultados en la investigación cognitiva son fácilmente
aplicables en el aula.
En este estudio se vio además algo que nos puede sorprender en principio, y es que el conocimiento
general que se tiene sobre el cerebro y las ciencias
conductuales correlaciona positivamente con la prevalencia de estos mitos. El entusiasmo por innovar
utilizando conocimientos sobre neurociencia o psicología extraídos a la ligera de medios de comunicación
o revistas populares conlleva a menudo planteamientos innovadores totalmente erróneos. También se
observó en las encuestas que un conocimiento más
profundo sobre el cerebro puede ser un factor de protección contra estas creencias, aunque no las evita del
todo.
En España, Ferrero y cols. (2016) examinaron la
prevalencia de estos mitos entre profesores de diferentes regiones, así como sus conocimientos generales sobre el cerebro. Los resultados obtenidos mostraron que los docentes españoles creían en un número considerable de mitos del cerebro. Concretamente,
de un total de doce mitos presentados, cinco de ellos
fueron aceptados por más del 50 % de los educadores. Un resultado muy similar a los observados en los
docentes británicos y holandeses. Según explican en
el estudio, los mitos más ampliamente aceptados fueron la necesidad de adaptar la enseñanza a los estilos
de aprendizaje y la importancia de ambientes ricos en
estímulos en el cerebro de los niños en edad preescolar; ambos mitos están presentes en paquetes educativos comerciales que pueden haber contribuido a su
difusión.
Por ejemplo, en el caso de los manidos estilos de
aprendizaje, existe una enorme industria dedicada a la
publicación de instrumentos de medición y guías, así
como organización de talleres y conferencias dirigidos principalmente a profesorado. Del mismo modo,

Existe en gran medida un «cacao» generado por la pobre
comunicación entre científicos y educadores.

el escéptico 28

Otoño-Invierno 2017

Mapa frenológico (foto: www.flickr.com/photos/ky_olsen/5393230196/)

el mito sobre la importancia de los entornos enriquecidos ha sido difundido por varios libros escritos por
Glenn Doman, que promueve su método para hacer a
los bebés más inteligentes en todo el mundo.
Como apuntaban los resultados de Dekker y cols.
(2012), el conocimiento sobre el cerebro no protegió a los educadores de creer en estos mitos. Quienes
parecían saber más sobre el cerebro cometieron más
errores en la identificación de los mitos. Sin embargo,
Ferrero y cols. (2016) hallaron que los docentes que
habían leído revistas científicas redujeron sus creencias erróneas sobre el cerebro, no así los que habían
leído revistas educativas, que presentaban mayor número de errores. Estos resultados destacan el papel de
la calidad de la información en la aceptación de los
mitos. Según este estudio más de la mitad de los docentes que había tomado un curso sobre su cerebro y
aprendizaje lo había hecho a través de sus propia escuela, lo que pone de relieve el papel importante que
juegan las escuelas en la proliferación de los mitos.
Como posibles soluciones a este «cacao» generado entre otros motivos por la pobre comunicación entre científicos y educadores, hay un gran número de
investigadores que están de acuerdo en incrementar
Otoño-Invierno 2017

las vías de comunicación entre ambos colectivos. Algunos proponen incluso la contratación de comunicadores científicos que medien entre ambos colectivos.
Esta figura serviría no solo para aclarar conceptos
científicos a los educadores, sino también para trasladar al ámbito científico las necesidades o propuestas
desde la enseñanza.
Referencias:
Blog de José Ramón Alonso: jralonso.es
Dekker, S.; Lee, N.C.; Howard-Jones, P. and Jolles, J.
(2012). Neuromyths in education: prevalence and predictors of misconceptions among teachers. Front. Psychol.
3:429. doi: 10.3389/fpsyg.2012.00429
Ferrero, M.; Garaizar, P. and Vadillo, M.A. (2016) Neuromyths in Education: Prevalence among Spanish Teachers
and an Exploration of Cross-Cultural Variation. Front. Hum.
Neurosci. 10:496. doi: 10.3389/fnhum.2016.00496
Macdonald, K.; Germine, L.; Anderson, A.; Christodoulou, J. and McGrath, L.M. (2017) Dispelling the Myth: Training in Education or Neuroscience Decreases but Does Not
Eliminate Beliefs in Neuromyths. Front. Psychol. 8:1314.
doi: 10.3389/fpsyg.2017.01314
OECD/CERI (2002) Understanding the Brain: Towards a
New Learning Science. Paris. 116 p.
1- willatworklearning.com
29 el escéptico

etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
26

LA IZQUIERDA FENG-SHUI

Sección: 
SILLÓN ESCÉPTICO
Pagina final: 
50
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  LA IZQUIERDA FENG-SHUI
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Sillón escéptico
La izquierda feng-shui
Mauricio-José Schwarz
Editorial Ariel. 2017,416 páginas

El pasado 22 de junio estuve en la presentación del
libro de Mauricio-José Schwarz en la Casa del Libro
en Madrid; le acompañaba el periodista Juanjo de la
Iglesia. La presentación fue muy amena.
Los que sigáis a Mauricio, más conocido en Twitter como @elnocturno, sabréis que, además de sacar
a la luz los timos de las pseudociencias, es una persona profundamente política y, por lo tanto, la lectura
del libro se debe realizar con ello en mente. Mauricio relaciona con suma maestría y, en ocasiones, con
malicia supina, aunque se le perdona, pseudociencias
y creencias con diferentes partidos políticos y movimientos sociales. La izquierda feng-shui es aquella izquierda que abandona los hechos constatados e
idea nuevos para ajustarlos a sus creencias, siempre
y cuando esta nueva forma sea aparentemente más
progresista.
En los primeros movimientos sociales, la enseñanza de la ciencia era una máxima; mismamente James
Clerk Maxwell daba clases de física a los obreros por
la noche. Los movimientos conservadores se oponían a la ciencia por considerarla atea, y los patrones
no se sentían cómodos al ver que sus obreros empezaban a saber más de lo necesario. La ciencia daba
libertad de pensamiento y permitía avanzar laboralmente. Pero, en algún momento, la ciencia empezó a
tener relevancia en la derecha política y algunos movimientos de izquierda empezaron a verla como el
enemigo. El posmodernismo encontró adeptos entre
algunos filósofos; la pseudomedicina echó el ancla;
y, actualmente, una parte de la izquierda comulga
con las creencias del New Age.
Que haya creencias pseudocientíficas en política es
sumamente peligroso. Un claro ejemplo lo encontramos en los años treinta del siglo pasado en la Unión
Soviética. Aunque el lamarckismo se había demostrado que no era correcto, Trofim Lysenko consideraba el darwinismo como antirrevolucionario y una
teoría capitalista, desarrollando un lamarckismo
modificado con ideas propias que se conoce como
lysenkoísmo. Cuando consiguió la responsabilidad
de la Academia de Ciencias Agrícolas de la Unión
Soviética, se ocupó de parar todas las ideas que él
consideraba incorrectas: su método fue encarcelar,
expulsar y asesinar a cientos de científicos y eliminar
todo lo referente a estudios sobre genética.
El lysenkoísmo, además de demoler todo el avance
Otoño-Invierno 2017

en agricultura durante decenios en la Unión Soviética y reducir la cantidad de alimento disponible, afectó sobremanera al principal aliado de la URSS. En
1959 la China de Mao sufrió una hambruna que mató
a más de 15 millones de personas (la estimación más
pesimista cifra en 45 millones los fallecidos) debido, entre otras cosas, a las ideas pseudocientíficas de
Lysenko, que ni siquiera habían dado resultado en la
Unión Soviética.
Gran parte de la pseudomedicina proviene de la
Medicina Tradicional China (MTM). En la actualidad se vende la MTM como algo milenario que ha
proporcionado longevidad a los habitantes de China,
obviando que a principios del siglo XIX la MTM estaba relegada a zonas rurales que no podían acceder
a médicos formados; Es más, se eliminó dentro de
los tratamientos reconocidos del estado en 1822 y se
prohibió en 1929 por ser irracional y supersticiosa.
¿Y cómo es que se practica tanto en nuestros días?
Tras la revolución de Mao, el Estado no tenía dinero

49 el escéptico

para pagar a los médicos profesionales. En un intento
por que el ciudadano viese que su salud estaba cubierta por el gobierno se impulsó la MTM, que había
quedado relegada a zonas rurales. Esta medida también tenía un fuerte carácter político al mostrar que
China no necesitaba de la medicina de origen occidental y que tenía que volver a lo propio.
¿Dónde tenemos claros ejemplos de izquierda
feng-shui? Desgraciadamente, es habitual que ayuntamientos (y algunas universidades) realicen actividades como cursos de reiki y acupuntura, ofrezcan
espacios públicos a charlatanes o directamente apliquen medidas sin rigor científico. Muchas veces se
escudan en que todo el mundo tiene derecho a exponer su opinión, malentendiendo la democracia. De
esto mismo se quejaba Isaac Asimov en 1980: «mi
ignorancia es tan buena como tu conocimiento».
Mauricio da un buen repaso a todo el movimiento
New Age y a todas las personalidades que lo presentaron, desde Helena Blavatsky hasta Deepak Chopra. También repasa las marcas registradas que cada
uno de ellos creó y cómo se han lucrado o se siguen
lucrando. En educación tenemos la pedagogía Waldorf, cuyo objetivo final sería obtener místicos con
capacidad para adivinar el futuro. Desgraciadamente, tras más de un siglo, no han sido capaces de nada.
Sin embargo, debo apuntar que la pedagogía Waldorf

no está relacionada con la izquierda feng-shui, debido a que se imparte en centros privados. En este
caso, todo lo relacionado con Waldorf se debe a la
antroposofia, su obra ideológica, que es una variante
de otras pseudociencias mencionadas previamente
en el libro, más que a su relación con la izquierda
feng-shui.
Evidentemente, no toda la pseudociencia se ceba
de la izquierda política. No es difícil ver que la derecha también está afectada. Pero el charlatán no habla
en este caso de las malvadas farmacéuticas que tienen el remedio contra el cáncer que solo se lo venden a los ricos y poderosos (aunque sigamos viendo
a ricos y poderosos morir de cáncer), sino de otros
enemigos como los que afirman que el cambio climático es provocado adrede por el hombre o de los
masones-judeo/ateo-comunistas que quieren destruir
la familia cristiana con su ideología de género.
Un libro muy recomendable que ayuda a entender
un poco mejor las pseudociencias que nos acechan.
Conocer su historia y vínculos es necesario para
identificar movimientos similares y prevenirnos de
ellos.
Víctor Pascual
Reseña publicada anteriormente
en hablandodeciencia.com

foto:www.flickr.com/photos/visentico/

el escéptico 50

Otoño-Invierno 2017

etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
49

LA PULGA SNOB

Sección: 
HUMOR
Pagina final: 
45
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  LA PULGA SNOB
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

tados y probados por cualquier medio de prueba admitido en derecho».
La tasa de intentos de suicidio en personas transgénero y variantes de género es de un 41% respecto al
1,6% de la población en general (estudio realizado en
2011 en EE.UU.5). Al contrario de lo que dicen los de
HazteOír, tal vez los colectivos LGTB no estén exagerando sus cifras.
El documento es un compendio de leyes autonómicas, dibujos de niños y portadas de libros y cuentos.
Aunque ahora mis tripas suenan, he hecho bien en no
comer hasta acabar el texto porque, os aseguro, hay
más perlas de las que he expuesto. Tal vez haya sido
por mi pésima atención al leer el documento, pero no
he conseguido encontrar los múltiples privilegios que
ostenta la comunidad LGTB. Ni que no pagase IBI.

Portada del folleto de HazteOír

Notas:
1-http://www.HazteOir.org/sites/default/files/adjuntos/
las_leyes_de_adoctrinamiento_sexual.pdf
2-https://www.youtube.com/watch?v=F7oTJsdLsJg
3-http://elenalorenzo.com/
4-http://www.eldiario.es/eldiarioex/sociedad/homosexuales-Badajoz-franquis...
5- https://williamsinstitute.law.ucla.edu/wp-content/
uploads/AFSP-Williams-Suicide-Report-Final.pdf

Otoño-Invierno 2017

45 el escéptico

Temas: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
45

MARTÍN FAVELIS

Sección: 
HUMOR
Pagina final: 
17
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  MARTÍN FAVELIS
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

S

Todos los libros de Brednich

i bien ninguno de los libros de Brednich ha sido traducido al español, una aproximación al
mundo de las leyendas urbanas es imposible sin conocer al menos la obra de este especialista
alemán.
• Die Spinne in der Yucca-Palme, sagenhafte Geschichten von heute (‘La araña en la palma yuca,
historias fabulosas de hoy’). C. H. Beck, Múnich, 1990.
• Die Maus im Jumbo-Jet (‘El ratón en el avión Jumbo’). C. H.
Beck, Múnich, 1991.
• Das Huhn mit dem Gipsbein (‘El pollo con la pata rota’). C. H.
Beck, Múnich, 1993.
• Sagenhafte Geschichten von heute (‘Historias fabulosas de
hoy’). C. H. Beck, Múnich, 1994, compilación íntegra de los tres
libros anteriores.
• Die Ratte am Strohhalm (‘La rata en la pajita’). C. H. Beck,
Múnich, 1996.
• Der Goldfisch beim Tierarzt und andere sagenhafte Geschichten von heute (‘El pez dorado en el veterinario y otras leyendas
de hoy’). Bertelsmann Verlag, Múnich, 1998, compilación para
niños mayores de 12 años.
• Der Dauerbrenner. Sagenhafte Geschichten von heute (‘Inmortales. Historias fabulosas de hoy’). Bertelsmann Verlag, Múnich,
1999, compilación para niños mayores de 14 años.
• Pinguine in Rückenlage (‘Pingüinos tirados de espaldas’). C. H.
Beck, Múnich, 2004.

Otoño-Invierno 2017

17 el escéptico

etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
17

NAUKAS CRECE

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Pagina final: 
8
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  NAUKAS CRECE
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

las que eligen habitualmente a los protagonistas más
raros, la aparición del tarot y la astrología son tan
constantes que ponen de manifiesto que, al menos sobre cuestiones de amor, nuestra capacidad crítica se
apaga y aceptamos cualquier chorrada como válida
siempre y cuando nos haga soñar con no pasar más
noches a solas.
Víctor Pascual

Naukas crece
El proyecto de Miguel Artime, Antonio Martínez
Ron y Javier Peláez, además de ser una conocida plataforma online de divulgación científica y tener su propio sello editorial, organiza eventos que llegan cada
vez a más público y en más ciudades.
Por supuesto, Naukas Bilbao sigue siendo el buque
insignia. Este 2017 ha alcanzado su séptima edición
(comenzó con el nombre de Amazings en 2011). El
éxito de asistencia en los últimos años aconsejaba buscar una sede con mayor aforo que el ya desbordado
Paraninfo de la UPV, que habilitaba la coorganizadora
Cátedra de Cultura Científica de esa universidad. La
nueva ubicación ha sido nada menos que el Palacio
Euskalduna, con más de 2000 asientos…, que también
se ha llenado.
Para abrir boca, una novedad, Naukas Pro: una ampliación del programa que, durante la tarde del 14 de
septiembre, llevó a nueve investigadores a explicar en
qué consiste su trabajo. Siguieron, el 15 y 16, las ya

habituales charlas de diez minutos de duración, salpicadas de entrevistas, actuaciones y alguna sorpresa.
Como en ocasiones anteriores, hubo una amplia representación de socios de ARP-SAPC entre los ponentes
y, por supuesto, entre el público. Una vez más se pudo
seguir el evento por streaming y los vídeos están disponibles en la web11.
Este año Naukas Kids, la parte dedicada a los niños,
tuvo su jornada propia: la mañana del domingo 17.
Fuera de Bilbao, A Coruña ha repetido este año (25
de febrero) como sede de un Naukas sobre Neurociencia, después del éxito cosechado en 2016. Valladolid,
por su parte, acogió otro dedicado a La Ciencia del
Futuro el 30 de septiembre. Y para el año que viene…
¡ya se está preparando también el Naukas Donostia!
Inma León

Pensar es ejercer nuestra racionalidad
El pasado 22 de septiembre de 2017 en el Centro
Cultural de Caixa Ontinyent, en la población del mismo nombre, tuvo lugar la charla de Manuel Toharia
«Ciencia contra pseudociencia». La charla estuvo organizada por la Associació per a l’Humanisme12 y presentada por Manel Salido, el presidente de la asociación. Además, fue presentado nuestro socio y premio
Lupa Escéptica de ARP-SAPC Manuel Toharia, por
otro miembro, Jesús López, también socio y uno de los
organizadores de las charlas habituales de Escépticos
en el Pub de Valencia13. La charla dio comienzo a las

Dos mil personas acudieron a oír hablar de ciencia en el Naukas Bilbao (foto: naukas.com)

el escéptico 8

Otoño-Invierno 2017

etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
8

NUEVAS PEDAGOGÍAS: UNAS ALTERNATIVAS Y OTRAS ALTERADAS

Sección: 
DOSSIER NUEVAS PEDAGOGÍAS
Pagina final: 
37
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  NUEVAS PEDAGOGÍAS: UNAS ALTERNATIVAS Y OTRAS ALTERADAS
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Dossier

Nuevas Pedagogías:

Unas alternativas y
otras alteradas

Patricia Largo Baraja
Licenciada en Psicología

El posmodernismo impera en la civilización con sutil desenfado,
a la vez que deja una huella devastadora. El rechazo hacia la
ciencia propio de este movimiento ha hecho posible lo impensable: que en una cultura avanzada tengan cabida ocurrencias «alternativas» en cualquier ámbito sin que salte ninguna alarma.
Foto: https://www.flickr.com/photos/nooccar/

Otoño-Invierno 2017

33 el escéptico

L

as pedagogías alternativas utilizan nociones
pseudocientíficas para contenidos didácticos y
objetivos específicos en el aula. Están arropadas por versiones varias de un esoterismo inmune al
razonamiento y, como pseudociencias, enlazan con
la New Age: escuelas Waldorf (secta de la antroposofía), método Asiri (secta de los niños índigos),
educación holística o pedagogía 3000. En la pedagogía formal (la clásica, la de toda la vida) han calado
especialmente estos usos pseudocientíficos New Age
con la etiqueta «neurociencia», como por ejemplo la
estimulación temprana o el brain gym. De este modo,
la pedagogía formal adopta neuromitos y los convierte en programación didáctica del aula: educar en
inteligencia emocional, potenciar la creatividad, etc.
La inteligencia emocional, lejos de ser una novedosa
teoría de la mente, funciona más bien como una especie de religión e incluso presenta aspectos típicos
sectarios. Potenciar la creatividad como competencia de trabajo es un dislate aún más flagrante, ya que
acepta la lateralidad cerebral en el reparto de tareas
como un hecho pese a no tener evidencias científicas.
En el artículo de Soledad Luceño publicado en este
mismo número, se da información clave de los mitos
sobre neurociencias presentes en pedagogía y entre
los docentes.
La inteligencia emocional (IE) es un mero oxímoron y, por ende, una entelequia ininteligible. Aun así,
ha marcado un hito en la esfera de los libros de autoayuda y le sirvió a un gurú para vivir de la fabricación, comercio y exportación de humo. La noción
de IE vino destilada de un libro de H. Gardner, en el
que exponía y defendía su idea de las inteligencias
múltiples. Y digo destilada porque antes de eso, ya
en 1990, J.D. Mayer y P. Salovay utilizaron el término inteligencia emocional. Con su libro, Gardner
pretendía desmontar las teorías entonces vigentes y
científicamente avaladas sobre la inteligencia. Pero
llevó a término su pretensión dando la espalda al
método científico y guiándose por su imaginación;
seguramente ese fue el motivo por el que su trabajo
fue despachado de pleno por la comunidad científica.
Más tarde, D. Goleman le tomó el relevo a Gardner y,
tras tunear el testigo —a la inteligencia intrapersonal
la denominó inteligencia emocional―, en 1995 publicaba Inteligencia emocional (todo un best seller).

Después de aquel top ventas, Goleman escribió más
libros estultos, además del prólogo a Mindsight, un
libro de D.J. Siegel, su colega a nivel de escritor y de
divulgador de pseudociencia.
El prólogo aquel le permitió echar la zarpa a ese
jugoso negocio de autoayuda que es el mindfulness.
Después de su boom en varias editoriales, Goleman,
aparte de ganar una pasta gansa, poco más hizo ―o
mejor dicho, desbarató— en el mundo de la psicología. Y aunque su libro no debiera servir más que
para calzar mesas que cojeen, el gurú de la emoción
sigue promocionando su libro alrededor del mundo
dando charlas sobre la IE (y también recibiendo, pero
en metálico). La explicación de Goleman sobre la IE
es una telaraña de datos difusos con palabras agradables en la que poder quedarse atrapado. Porque la
IE es simple y fácil de entender: no es más que automotivación; y también es autoconocimiento; y es
autogestión; y, por supuesto, es desplegar tus habilidades sociales; sin olvidar que también es reconocer
las emociones de los demás (he visto yincanas más
sencillas). Así pues, parece ser que la IE lo cubre todo
sin alcanzar nunca la explicación de nada.
Todo el mundo ha oído hablar de la IE, aunque nadie sepa realmente lo que significa; y es que es imposible tener la imagen mental de la cuarta dimensión.
Lo que sí está claro es que en su descripción de la IE,
Goleman utiliza un lenguaje obtuso, con esquemas
que guardan la apariencia de sencillez, pero da un
todo imposible de montar. Con ello consigue captar
la atención del público y lo lleva a su terreno. Entre
ellos, la gran mayoría es consciente de que lo que
dice es ininteligible, pero nadie dice nada por no quedar mal, tal y como se narra en El traje nuevo del
emperador.1
En España se ha elaborado un test para medir la
IE (el test MSCEIT) publicado por el monopolio-empresa TEA Ediciones. Este hecho resulta aún más incomprensible que la propia fabulación de la IE; nadie
entiende cómo se puede medir algo que no existe, ni
qué datos puede arrojar un test más flojo que los de la
Cosmopolitan. Está demostrado que la utilidad de un
test depende de su capacidad para demostrar su calidad y rigor y, por ello, en los últimos años se vienen
realizando una serie de cuestionarios de evaluación
de calidad de los test (CET) por distintas comisiones

En la pedagogía formal han calado los usos pseudocientíficos New Age que llevan la etiqueta «neurociencia».

el escéptico 34

Otoño-Invierno 2017

La seño le acaba de decir que hoy van a trabajar solo con el hemisferio derecho (Foto: Wen White, unsplash.com)

de expertos en psicometría, tanto en Europa como en
América. El objetivo de tales cuestionarios es ofrecer guías profesionales veraces sobre el contenido y
calidad de los test, lo suficientemente robustas como
para no dejar nada al azar ni a la libre interpretación.
Hasta ahora los CET han evaluado 33 test de todos
los editados en España (Hernández et al., 2016) y,
de todos ellos, los que medían inteligencia fueron los
mejor puntuados con diferencia. Las informaciones
aportadas por esos cuestionarios de evaluación marcan cuáles son los test y pruebas con mayor rigor y
calidad psicométrica, y no dejan espacio a posibles
fabulaciones de ningún psicólogo que, aprovechando el tirón de la IE, haya comenzado a profesar la
religión de moda; los hay que incluso se han espe-

cializado en un área sin objeto de estudio y aseguran
que la IE es lo que predice realmente el éxito laboral,
cuando los datos psicométricos con los que contamos
hoy en día no avalan tales predicciones. Sin duda, los
CET son la forma científicamente más contrastada
para corroborar test y datos psicométricos; un verdadero avance en psicología y psicometría.
Con respecto a la creatividad, este sí es un componente cognoscitivo más o menos identificado, y se
refiere a un tipo de operación mental: la producción
divergente. Se trata de un dato que se aporta desde la
psicología básica (estudio de los procesos básicos de
la mente humana), y no se justifica que la pedagogía
busque potenciarla. El desmedido interés que existe
hacia la creatividad puede que se deba a la impostura

Parece ser que la inteligencia emocional lo cubre todo sin
alcanzar nunca la explicación de nada.

Otoño-Invierno 2017

35 el escéptico

(Foto: Wen White, unsplash.com)

pseudocientífica que dice que cada hemisferio acomete distintas tareas e incluso personalidades (hemisferio izquierdo, analítico-funcional; hemisferio
derecho, creativo). Esto es un auténtico despropósito
donde los haya, yo no conozco a nadie capaz de conducir cogiendo el volante con una mano mientras que
con la otra se va abanicando. (¡No intente reproducir esto en casa! En el coche tampoco. Ni solo ni
acompañado). En los centros escolares, educadores
deficientemente formados consideran veraz tal idea y
la difunden a la vez que convencen a los padres, quienes obviamente se preocupan por el bienestar de su
hijo más que por la veracidad de lo que les cuentan.
La creatividad es un tipo de operación que forma
parte del conjunto de aptitudes que componen el

constructo inteligencia, y se caracteriza por la creación de alternativas nuevas y lógicas. Por otra parte,
no es cierto que la creatividad sea una cualidad espontánea; es fruto de un trabajo mecánico consistente
en repasar incesantemente los datos hasta dar con una
respuesta. Así pues, y según datos fiables, la creatividad y el factor g de inteligencia general, aunque
son independientes, también muestran correlación:
es cierto que, a mayor CI, se observa mayor creatividad. Además, las técnicas de neuroimagen también
han tirado por tierra la hipótesis de los dos cerebros
a través de imágenes del cerebro que muestran que el
cuerpo calloso contiene multitud de conexiones interhemisféricas.
Como bien apunta Andrés Carmona en su artícu-

En los centros escolares, los educadores consideran veraz
la idea del hemisferio creativo y la difunden.

el escéptico 36

Otoño-Invierno 2017

lo publicado en este mismo número, parece difícil
lograr alcanzar una EBE (Educación Basada en la
Evidencia). Además, y visto que se publican test para
rastrear fantasmas, una PBE (Psicología Basada en
la Evidencia) le sería de gran ayuda a la EBE siempre que la psicología prosiga su buen quehacer como
disciplina científica. Por ejemplo, según la historia
de la inteligencia, la teoría de las inteligencias múltiples no obtuvo respaldo por parte de la comunidad
científica. En cuanto a una correlación psicométricamente validada entre IE y éxito laboral, es falso que
se haya demostrado tal relación. Está claro que para
atajar prácticas tendenciosas dentro de la pedagogía
es imprescindible mantener una actitud escéptica y
crítica. Como se ha visto, la pseudociencia de la New
Age es un altavoz pernicioso de concepciones parásitas y, además, parece ser que tampoco le cuesta encontrar ningún impedimento para colonizar docentes
y escuelas. Pero, ¿cómo es que a nadie se le ocurrió
comprobar la veracidad de los contenidos? ¿Acaso
hubo personas conocedoras del engaño que callaron
y no hicieron nada para evitar estas falacias?
En la convención sobre los derechos del niño celebrada en 1989, el Artículo 29.1a recoge: «Los estados
partes convienen que la educación del niño deberá
estar encaminada a desarrollar la personalidad, las
aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades».
Para potenciar al máximo algo, no basta con desearlo; hay que dedicarle tiempo y esfuerzo. Se necesita más ética científica y también sentir humano que
no deje desprotegidos a los más débiles: los niños.
Y esto es de suma importancia porque, si bien una
pedagogía sin eficacia probada no interfiere en la salud física, sí es posible que lo haga en el desarrollo
intelectual y humano de quienes la reciben, aunque
no hay datos concluyentes al respecto.
La medición del constructo inteligencia se remonta
a antes de 1905, cuando A. Binet publicó el primer
test de inteligencia y, desde entonces, no ha cesado la
investigación para construir test de CI cada vez más

precisos. Estadísticamente, el CI es un buen indicador para predecir el éxito académico según los años
de escolaridad; esto es, la variable independiente (el
CI), explica el 0,70 de la varianza de la variable dependiente (el éxito académico reflejado en número de
años cursados) en el análisis de regresión (hablamos
de correlación estadística, no de relación causa-efecto en ninguno de los dos sentidos). Este dato pone de
relieve la necesidad de una pedagogía centrada que
responda a las necesidades y no a las intenciones, ya
que, por muy happyflower que sean los New Age, no
dejan de promover una pseudociencia que entorpece
los objetivos para lograr una auténtica pedagogía basada en la evidencia.
Bibliografía
Guilford, J. P. (1977). La naturaleza de la inteligencia humana. Buenos Aires: Paidós.
Hernández, A.; Ponsoda, V.; Muñiz, J.; Prieto, G. y
Elosua, P. (2016) «Revisión del modelo para evaluar
la calidad de los tests utilizados en España». Papeles del Psicólogo, 37(3): 192-197 http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/2775.pdf
Sternberg, R. J. y Detterman, D.K. (1988). ¿Qué
es la inteligencia? Enfoque actual de su naturaleza y
definición. Madrid: Pirámide.
Algunos enlaces interesantes:
Efecto McGuffin: http://efectomcguffin.blogspot.com.
es/2015/07/pseudociencia-en-la-escuela-3-las.html
El mito de los hemisferios cerebrales: http://www.
psicosaludtenerife.com/y-tu-eres-mas-de-hemisferioderecho-o-de-izquierdo/
Sobre la secta de la inteligencia emocional: https://
lautopsia.wordpress.com/2014/02/22/el-arroz-y-lainteligencia-emocional/#more-1070
1- El traje nuevo del emperador, de Andersen, narra
cómo un grupo calla ante una obviedad: no existe ningún
traje, y guardan silencio por miedo a que otros piensen que
no entienden lo que ven: la desnudez del rey. La moraleja
es que no hay pregunta estúpida.

Se necesita más ética científica y también sentir humano
que no deje desprotegidos a los más débiles: los niños.

Otoño-Invierno 2017

37 el escéptico

Temas: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
33

PENSAR ES EJERCER NUESTRA RACIONALIDAD

Sección: 
PRIMER CONTACTO
Pagina final: 
9
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  PENSAR ES EJERCER NUESTRA RACIONALIDAD
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

las que eligen habitualmente a los protagonistas más
raros, la aparición del tarot y la astrología son tan
constantes que ponen de manifiesto que, al menos sobre cuestiones de amor, nuestra capacidad crítica se
apaga y aceptamos cualquier chorrada como válida
siempre y cuando nos haga soñar con no pasar más
noches a solas.
Víctor Pascual

Naukas crece
El proyecto de Miguel Artime, Antonio Martínez
Ron y Javier Peláez, además de ser una conocida plataforma online de divulgación científica y tener su propio sello editorial, organiza eventos que llegan cada
vez a más público y en más ciudades.
Por supuesto, Naukas Bilbao sigue siendo el buque
insignia. Este 2017 ha alcanzado su séptima edición
(comenzó con el nombre de Amazings en 2011). El
éxito de asistencia en los últimos años aconsejaba buscar una sede con mayor aforo que el ya desbordado
Paraninfo de la UPV, que habilitaba la coorganizadora
Cátedra de Cultura Científica de esa universidad. La
nueva ubicación ha sido nada menos que el Palacio
Euskalduna, con más de 2000 asientos…, que también
se ha llenado.
Para abrir boca, una novedad, Naukas Pro: una ampliación del programa que, durante la tarde del 14 de
septiembre, llevó a nueve investigadores a explicar en
qué consiste su trabajo. Siguieron, el 15 y 16, las ya

habituales charlas de diez minutos de duración, salpicadas de entrevistas, actuaciones y alguna sorpresa.
Como en ocasiones anteriores, hubo una amplia representación de socios de ARP-SAPC entre los ponentes
y, por supuesto, entre el público. Una vez más se pudo
seguir el evento por streaming y los vídeos están disponibles en la web11.
Este año Naukas Kids, la parte dedicada a los niños,
tuvo su jornada propia: la mañana del domingo 17.
Fuera de Bilbao, A Coruña ha repetido este año (25
de febrero) como sede de un Naukas sobre Neurociencia, después del éxito cosechado en 2016. Valladolid,
por su parte, acogió otro dedicado a La Ciencia del
Futuro el 30 de septiembre. Y para el año que viene…
¡ya se está preparando también el Naukas Donostia!
Inma León

Pensar es ejercer nuestra racionalidad
El pasado 22 de septiembre de 2017 en el Centro
Cultural de Caixa Ontinyent, en la población del mismo nombre, tuvo lugar la charla de Manuel Toharia
«Ciencia contra pseudociencia». La charla estuvo organizada por la Associació per a l’Humanisme12 y presentada por Manel Salido, el presidente de la asociación. Además, fue presentado nuestro socio y premio
Lupa Escéptica de ARP-SAPC Manuel Toharia, por
otro miembro, Jesús López, también socio y uno de los
organizadores de las charlas habituales de Escépticos
en el Pub de Valencia13. La charla dio comienzo a las

Dos mil personas acudieron a oír hablar de ciencia en el Naukas Bilbao (foto: naukas.com)

el escéptico 8

Otoño-Invierno 2017

19:30h con puntualidad británica, la sala llena hasta la
última butaca e incluso con gente de pie en los pasillos.
El vídeo completo de la charla está disponible en internet14, así que puedo contaros lo que no quedó plasmado en el mismo: el anhelo y el interés, las personas
haciendo cola desde mucho antes, la gente que se esperaba para poder felicitar, saludar o preguntar. Y el
sonido de la charla es bueno, yo diría que excelente…
porque la gente que acudió estaba en un silencio reverencial, expectante; a duras penas se oye alguna vez
una tos o una risa, ¡¡porque nadie osó comentar con su
vecino de butaca!!
El tema, en teoría era «Pensar para ser feliz: Ciencia
contra pseudociencia», pero creo que nada de la charla
tuvo que ver con el enunciado; todos los asistentes tuvimos la inmensa suerte de asistir a un diálogo de una
sola persona, porque no se trata de una declamación,
sino de una suerte de narraciones, anécdotas, preguntas, respuestas… y se te pasa volando el tiempo. Estar
presente escuchando entretenido y que algo más de
una hora te parezcan diez minutos es todo uno.
Pero lo mejor fueron las caras de los asistentes en
cada momento de la charla y al acabar esta: con unas
sonrisas relajadas y todo el mundo atento e ilusionado,
incluso varios niños que ni respiraron hasta el final.
¿Y qué se puede esperar de una charla de Manuel Toharia? Pues que no hable de casi nada; total, hablando
solo de lo principal trató algún que otro tema, así por
Otoño-Invierno 2017

encima: la muerte, el argumento de autoridad, ciencia
y experimentación, el cáncer y el ejemplo del tratamiento de su nieto, los curanderos, las ofertas de falsas
curaciones, la homeopatía, la esperanza de vida, la astronomía, unos apuntes de música, Chopin y George
Sand, el jazz, un poco de cine antiguo, YouTube, las
nuevas tecnologías, internet, la física cuántica, las abducciones, la astrología.
El resumen de la charla es muy simple: hay que confiar en la evidencia, lo mejor que conocemos y tenemos por ahora es la ciencia basada en evidencias, y
como concluyó él mismo al final de la charla con una
frase impecable: «Pensar es ejercer nuestra racionalidad».
Escuchadla; podemos ver que nuestra racionalidad y
su aplicación, no solo científica, sino también tecnológica o instrumental y artística, ha servido para que vivamos más y mejor, a través del único mecanismo: la
ciencia. Las pseudociencias, por el contrario, pueden
ser hasta divertidas, excepto cuando se toca el tema de
la Salud ¡¡Aquí son peligro mortal!!
Manuel es digno de ver en directo: es la divulgación
comprimida en un paquete pequeño; proyecta la voz
hasta el final del auditorio, consigue captar la atención de todos los asistentes, se mueve por el escenario
como si fuera su casa y transmite una emoción y una
sinceridad que fue lo más comentado en los corrillos al
salir del Centro Cultural.
¿He dicho ya que es un honor ser socio de la misma
asociación que este señor? Bueno, y haberlo presentado esa tarde, aún más.
Jesús López Amigo
Notas:
1- https://hipertextual.com/files/2017/05/pnl-ciudadanos.pdf
2- https://www.redaccionmedica.com/contenido/images/
PNL%20PP%20pseudoterapias%20RM.pdf
3- https://podemos.info/posicion-area-politicas-cientificasi-d-i-consejo-ci...
4- https://elpais.com/elpais/2017/07/24/
ciencia/1500898762_599631.html
5- https://www.cgcom.es/observatorio-omc-contra-laspseudociencias-intrusism...
6- http://www.ranf.com/informes/78-informes/2334-ranfmedicamentos-homeopati...
7- https://www.redaccionmedica.com/secciones/
parlamentarios/el-congreso-tumba-el-plan-de-c-s-para-queel-medico-denuncie-pseudociencias-1716
8- https://elpais.com/elpais/2017/09/28/
ciencia/1506609515_328160.html
9- https://www.redaccionmedica.com/secciones/sanidadhoy/el-psoe-exige-poner...
10- https://elpais.com/sociedad/2013/12/03/
actualidad/1386108808_174083.html
11- http://www.eitb.eus/es/divulgacion/naukas-bilbao/
12- www.apalhu.org
13- @eeep_valencia en tuiter.
14- https://www.youtube.com/watch?v=4c4bIMobmr0
9 el escéptico

Temas: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
8

REPENSAR LA EDUCACIÓN ¿CIENCIA O TÉCNICA?

Sección: 
DOSSIER NUEVAS PEDAGOGÍAS
Pagina final: 
25
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  REPENSAR LA EDUCACIÓN ¿CIENCIA O TÉCNICA?
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Dossier

Repensar la educación
¿ciencia o técnica?
Andrés Carmona Campo
Profesor de Filosofía
Autor de Profesor de Secundaria (2015)

Entre el escepticismo y el pragmatismo

Q

ue la educación formal es una de las causas del
progreso social es un hecho. Que el modelo de
educación formal que tenemos ahora mismo
no es el mejor ni para las necesidades del presente ni
para las del futuro, también. Ahora bien, qué modelo
de educación formal sería el más adecuado sí que es
otro cantar.
Desde diferentes instancias y foros se viene insistiendo en la necesidad de reformar el modelo educativo y adaptarlo a los nuevos tiempos, pero el consenso
acerca de cómo debe hacerse está aún muy lejano. Lo
único que parece claro es que el modelo educativo
que, con sus más y sus menos, vino funcionando y
ha contribuido en hacer progresar las sociedades modernas, ahora queda obsoleto. Autores como Ken Robinson (2010) se han hecho famosos señalando esto
mismo. Nuestro modelo educativo está pensado (y tal
vez sea eficiente) en un contexto industrialista y de
producción en serie de los siglos XIX-XX, pero queda
desfasado en el mundo globalizado de la revolución
de las nuevas tecnologías del siglo XXI. Robinson y
otros gurús de la educación tienen razón en lo que denuncian, pero son mucho más flojos en lo que prescriben. Las alternativas de cambio son un totum revolutum donde se mezclan buenas intenciones de unos con
falsedades y tonterías de otros. Y como es habitual, la
pseudociencia aparece de modo natural en contextos
de confusión y ansiedad como estos, de la mano de
farsantes y vendedores de crecepelos. Basta acercarse a la estantería de pedagogía de cualquier librería
para encontrarse multitud de remedios mágicos para
la educación: PNL (Programación Neurolingüística)
el escéptico 22

aplicada a la educación, coaching educativo, mindfulness educativo, pensamiento positivo, etc. Y no solo
en librerías: congresos, seminarios y jornadas dedicados a la educación para el siglo XXI incluyen en sus
programas conferencias, ponencias y talleres orientados en esta línea. Por no hablar de escuelas organizadas en torno a pedagogías de base esotérica y pseudocientífica como las escuelas Waldorf. Al lado de (y
a veces mezcladas con) estas supercherías, tenemos
también propuestas del tipo clase invertida (flipped
classroom), ABP (Aprendizaje Basado en Proyectos)
o neuroeducación. Todo esto no es sino la muestra
palpable de la buena voluntad (y a veces ingenuidad)
de docentes e instituciones por hacer algo, y la mala
fe característica de charlatanes y vendedores de humo
que se aprovechan de cualquier río revuelto. Más o
menos la misma situación de la que se aprovechan
todos los que recomiendan pastillas mágicas (homeopatía) o imposición de manos (reiki) a los enfermos
desesperados.
Siguiendo con la analogía de la medicina, hasta
hace relativamente poco, la situación en el ámbito de
la salud era muy similar. Entre los remedios para curar
enfermedades era normal encontrarse con sangrías,
oraciones, sortilegios, pócimas mágicas, sacrificios
a los dioses o agujas pinchadas por el cuerpo. Hasta
mediados del siglo XX no se desarrolló una auténtica
medicina con mayúscula. Esta llegó con la Medicina
Basada en Evidencia (MBE). Se dejó de lado el argumento de autoridad, la tradición o los meros gustos
personales (o prejuicios) de los médicos para aplicar
el método científico: registro sistemático de datos, enOtoño-Invierno 2017

sayos clínicos controlados, metaanálisis, revisión por
pares, etc. El resultado ha sido una mejora de los índices de salud como nunca antes se había tenido.
La situación en la educación es la misma que hace
décadas en la medicina: cada maestrillo tiene su librillo y cada docente educa como mejor puede. Sin
embargo, ¿no sería posible una Educación Basada en
Evidencia (EBE)? ¿Puede la ciencia decirnos algo al
respecto de la educación similar a como lo hizo en
medicina?
Lamentablemente, la respuesta es un «Sí, pero…».
La ciencia claro que tiene algo que decir; el problema es que, por ahora, lo que hay es muy poco o está
algo desfasado. Ahí están todos los trabajos clásicos
sobre educación y aprendizaje que nos llegan desde
la psicología (Piaget, Luria, Vigotsky…) y tenemos
modelos tanto conductistas como cognitivistas al respecto. Mucho más actual está lo que nos llega de la
neurociencia, más concretamente lo que ha dado en
llamarse neuroeducación (Mora, 2013, por ejemplo).
El problema de la neurociencia y la neuroeducación
es el que tiene ahora mismo todo lo neuro-: es una
ciencia en ciernes cuyos resultados más fiables (constatados, replicados, revisados) son muy escasos. En
gran medida solo vienen a confirmar empíricamente
lo que ya se sabía intuitivamente o por sentido común
(o lo que la psicología venía diciendo desde hace mucho): por ejemplo, que es importante comer y dormir
bien para aprender mejor, que la motivación hacia lo
que se aprende hace que se aprenda mejor que sin motivación, etc. Además, está el riesgo de que es muy
fácil caer en extrapolaciones incorrectas que dan luOtoño-Invierno 2017

gar a neuromitos (Fores et al., 2015). Muchas de las
aportaciones neuroeducativas más valiosas no dejan
de ser meras hipótesis, pero todavía lejos de tener la
evidencia suficiente a su favor.
La dificultad se complica aún más si tenemos en
cuenta que la pedagogía (en sentido amplio) es una
disciplina con bastantes dificultades en sí misma. Para
empezar, ya tiene los problemas propios de toda ciencia humana (que objeto y sujeto coinciden: el ser humano). Y aparte de esto, tiene graves dificultades para
adecuarse al método científico debido a la gran dificultad de hacer experimentos en su ámbito (similar
a la psicología, pero esta lo tiene relativamente más
fácil: siempre hay ratas a mano).
Para que la pedagogía fuese ciencia habría que hacer cosas como aislar las variables, por ejemplo, y eso
es sumamente complejo. En pedagogía es muy fácil
caer en falacias del tipo post hoc, ergo propter hoc,
confundir causas con correlaciones o ser presa del
efecto Pigmalión (o del efecto Golem1). Por ejemplo,
un profesor puede implantar en su aula la clase invertida o el aprendizaje por proyectos y notar una mejoría significativa en el aprendizaje de su alumnado
(medido en mejores notas que antes). Ahora bien, esa
mejoría, ¿se debe a la nueva metodología?, ¿o se debe
a que el profesor evalúa más condescendientemente a
su alumnado creyendo que ahora están aprendiendo
mejor? O, a lo mejor, el entusiasmo del profesor en
su nueva metodología es lo que hace que, al mismo
tiempo, esté más animado, más motivado y más agradable hacia su alumnado y este esté mejorando por
eso mismo. O puede que la nueva metodología esté
23 el escéptico

dando buenos resultados iniciales solo porque es algo
novedoso, pero que deje de hacerlo después cuando
se normalice como «lo de siempre» y deje de ser una
novedad para su alumnado. ¿Cómo saber si esa metodología es la variable que, efectivamente, contribuye
a mejorar el aprendizaje, y no lo es otra variable, o
no es un mero placebo? ¿Cómo evitar los sesgos del
profesor que es quien introduce esa metodología y el
mismo que los evalúa después? ¿Cómo aislamos la
variable? ¿Cómo establecer los grupos experimental y
de control? ¿Es posible encontrar dos grupos de alumnos iguales en todo menos en la metodología con la
que se les enseña?
Las pruebas PISA podrían ser un indicador, pero
a estas pruebas les pasa como a otras: las pruebas
PISA miden muy bien la capacidad para superar (o
no) las pruebas PISA, pero otra cosa es que midan
algo más. Aun tomándolas como buen indicador, el
resultado es este: los países con mejor puntuación en
PISA son Finlandia y Corea del Sur, con dos modelos
educativos diametralmente opuestos (Finlandia más
activo, participativo, creativo…; Corea del Sur más
tradicional, pasivo, repetitivo, memorístico…). Y, de
todas formas, Finlandia y Corea del Sur no son lo suficientemente homogéneos como para decir que solo
se distinguen en su modelo educativo, y bien pudiera
ser que el modelo finlandés sea un buen modelo para
Finlandia, y el surcoreano para Corea del Sur, y ninguno de los dos para ningún otro país.
Por lo anterior, la pedagogía bien podría considerarse una técnica y no una ciencia (como en su día la
medicina era una técnica hasta que se basó en evidencias). Es decir: en la técnica basta la funcionalidad,
que algo funcione de hecho. Al esquimal que construye canoas no le hace falta saber hidrodinámica para
hacer una canoa: no sabe explicar por qué flota pero
desde luego que no se le hunde. Se basa en el ensayo
y error, la experiencia, la tradición, la autoridad, etc.,
seguramente mezclados con mitos y creencias religiosas sobre por qué flota (porque les reza a los dioses
antes de echarla al agua, por ejemplo). Pero el caso
es que la canoa flota. En gran parte de la pedagogía
pasa igual: maestros y profesores saben que haciendo
ciertas cosas el alumnado aprende, aunque no sepan
muy bien por qué o incluso aunque su explicación sea
totalmente falsa (comparada con una hipotética ex-

plicación verdadera). Pero es que ocurre exactamente
igual en otros ámbitos como la crianza y educación de
los hijos, por ejemplo. No hay una ciencia de cómo
hacerlo, sino múltiples técnicas (y, por supuesto, aquí
también hay pseudociencia y superchería del tipo
doulas, crianza con apego, etc.).
Por tanto, podemos decir que queda mucho para
una Educación Basada en Evidencia. Ante lo cual
¿qué hacer? De entrada, dos cosas: una, seguir investigando con el rigor científico hacia una EBE, y otra,
denunciar lo que claramente es pseudociencia y superchería educativa (PNL, mindfulness, etc.).
Pero, mientras denunciamos estas y se investiga
aquella, ¿qué hacemos con todas esas otras aportaciones que no son claramente pseudocientíficas pero tampoco tienen evidencia suficiente o notable a su favor
(tampoco en contra)? Caben dos opciones: intentar
cambiar algo o seguir como estamos. A muy grandes
rasgos, cada una puede representarse con los modelos de César Bona (2015) y Alberto Royo (2016). El
primero aboga por las llamadas nuevas metodologías
(por retos, por proyectos, clase invertida, etc.), con incorporación de las TIC (tecnologías de la información
y la comunicación), más participativo para el alumnado y con mucha menos carga de clase magistral,
deberes y exámenes tradicionales. El segundo critica
el modelo anterior como una plasmación en la práctica educativa del pensamiento posmoderno, y defiende
una metodología digamos más tradicional (todo esto
dicho simplificando mucho, claro).
La propuesta de César Bona puede decirse que es
más optimista y progresista (o arriesgada y aventurera, según se mire): anima a lanzarse a la piscina de la
innovación, aunque no estemos muy seguros de si hay
mucha agua, poca o ninguna. Alberto Royo es más
pesimista y conservador (o prudente, también según
se mire): desconfía de las innovaciones educativas y
prefiere seguir más o menos en el modelo tradicional
que, por malo que sea, es el que nos ha traído hasta
aquí y por algo será.
Como en casi todo, también ambos tienen parte de
acierto y de error, y lo más probable es que un poco
de cada uno sea lo óptimo. El problema del modelo de
Alberto Royo es que puede justificar (o utilizarse para
eso maliciosamente) el estancamiento hipócrita: puede servir para esa parte del profesorado que no hace

¿No sería posible una Educación Basada en Evidencia
(EBE)? ¿Puede la ciencia decirnos algo al respecto de la
educación similar a como lo hizo en medicina?

el escéptico 24

Otoño-Invierno 2017

nada por cambiar, simplemente, porque no quiere y
le es más cómodo hacer lo que siempre ha hecho y se
busca excusas («Mientras no haya pruebas fehacientes, no voy a cambiar nada»). También hay estancados que no son hipócritas, pero caen en el error de que
«cualquier tiempo pasado fue mejor», y en el sesgo de
sobrevalorar su infancia y su propia experiencia: prefieren la metodología tradicional simplemente porque
fue en la que ellos se educaron y con la que a ellos les
fue bien, sin pararse a pensar en todos aquellos a los
que no les fue tan bien o les fue mal. También caen en
anacronismo: la metodología tradicional pudo estar
bien en su momento, pero ahora estar desfasada.
Por su parte, el modelo de César Bona puede
llevar al optimismo crédulo de quien se entusiasma
con cualquier cosa que le prometa resultados mágicos: mindfulness educativo, beber tres tragos de agua
antes de la clase para mejorar la atención, etc. A su
favor puede decirse que estos, por lo menos, tienen
intención de hacer algo por su alumnado y ayudarles,
otra cosa es que el tiro les salga por la culata pese a la
buena intención. Por si hubiera dudas, no quiere esto
decir que Royo o Bona defiendan esto, sino que sus
planteamientos pueden deformarse en ese sentido, y
de hecho no faltan quienes se escudan en su autoridad
para eso mismo. Por eso, tampoco estaría de más que
ambos dejaran bien claro que no quieren saber nada
de quienes hacen eso con sus ideas.
Concluyendo: en tanto que técnica, sería conveniente que el profesorado estuviera abierto a cambios
pedagógicos, metodológicos, evaluativos, que pudieran mejorar los resultados y lograr que su alumnado
aprenda más y mejor, incluso aunque no haya evidencia de que la causa sea ese cambio y no otra cosa.
Por ejemplo, si por hacer clase invertida el alumnado
aprende más (aunque realmente sea por otra variable
que no acertamos a ver o por puro placebo) será mejor
que no hacerlo (por lo menos mientras sea así y si no
hay efectos perniciosos por otro lado). En tanto que
ciencia, hay que seguir investigando para saber qué
ayuda realmente a mejorar el proceso de enseñanzaaprendizaje y poder aplicarlo de la mejor forma. En
este sentido, son muy interesantes y prometedoras las
aportaciones de la economía conductual: debidamente
adaptadas, es muy probable que puedan ser de mucha utilidad para repensar la educación y plantearse

cambios educativos (por ejemplo, Kahneman, 2015,
o Ariely, 2013).
Bibliografía citada:
Ariely, Daniel (2013). Las trampas del deseo: Cómo controlar los impulsos irracionales que nos llevan al error. Planeta.
Bona, César (2015). La nueva educación. Plaza y Janés.
Carmona, Andrés y Antonio Fonseca. (2015) Profesor de
Secundaria: Claves para lograr la autoridad en el aula educando por competencias. Amazon.
Fores, Anna et alia. (2015). Neuromitos en educación: El
aprendizaje desde la neurociencia. Plataforma.
Kahneman, Daniel (2015). Pensar rápido, pensar despacio. Debolsillo.
Mora, Francisco (2013). Neuroeducación: Lo que nos
enseña el cerebro. Alianza.
Robinson, Ken (2010). El elemento: Descubrir tu pasión
lo cambia todo. Debolsillo.
Royo, Alberto (2016). Contra la nueva educación. Plataforma.
Alguna bibliografía recomendada:
Perkins, David (2017). Educar para un mundo cambiante: ¿Qué necesitan aprender realmente los alumnos para el
futuro? Ediciones SM.
Willingham, Daniel (2011) ¿Por qué a los niños no les
gusta ir a la escuela?: Las respuestas de un neurocientífico
al funcionamiento de la mente y sus consecuencias en el
aula. Grao.
Enlaces recomendados:
El McGuffin educativo: http://mcguffineducativo.blogspot.com.es/
Escuela con cerebro: https://escuelaconcerebro.wordpress.com/
1- El efecto Pigmalión está relacionado con el sesgo
de confirmación y la profecía autocumplida: consiste en
que las expectativas puestas en una metodología docente
o en las capacidades del propio alumnado influyen en la
percepción sesgada positivamente hacia los resultados de
dicha metodología o alumnado. El efecto Golem sería el
inverso: los prejuicios o expectativas negativas influirían de
forma sesgada para su confirmación. Aunque la investigación académica incluye controles para evitarlos o reducir su
efecto, en la práctica docente diaria no es habitual que el
profesorado los conozca ni los utilice, y es fácil que caiga
en dichos sesgos.

Los países con mejor puntuación en PISA son Finlandia y
Corea del Sur, con dos modelos educativos diametralmente
opuestos.

Otoño-Invierno 2017

25 el escéptico

etiquetas generales: 
Página inicial: 
22

SORPRENDENTE RUMANÍA (ROMANIA)

Sección: 
DE OCA A OCA
Pagina final: 
10
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  SORPRENDENTE RUMANÍA (ROMANIA)
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

De oca a oca

Félix Ares

Sorprendente
Rumanía (Romania)

A

cabo de venir de Rumanía, país que me ha sorprendido por muchos motivos. El primero es
que el aeropuerto de su capital, Bucarest, se
llama Henri Coandă. Un ingeniero y científico al que
debemos los motores de reacción, los túneles de viento
y que fue descubridor del llamado «efecto Coandă»,
que es uno de los fenómenos que explican el vuelo de
los aviones.
Que un aeropuerto tenga el nombre de un científico
para mí siempre es positivo. El guía que nos llevó por
Rumanía también nos enseñó en Bucarest el Instituto
del Dr. Victor Babes, y nos habló de sus investigaciones médicas. Tampoco es muy usual que los guías nos
hablen de un científico. Después visitamos los primeros yacimientos de petróleo que hubo en Europa. Todo
sorprendente.
Y luego empezamos a visitar preciosos monasterios
pintados, como el de Bucovina o el de Sucevita.
Poco a poco nos fuimos dando cuenta de que incluso en pueblos muy pequeños siempre había un mínimo
de tres iglesias: la ortodoxa, la protestante y la católica.
Nuestro guía nos habló de la pugna existente entre ca-

Monasterio de Putna, en Bucovina, Rumanía. (Foto: Félix Ares)

tólicos y protestantes. Si primero se hizo la iglesia protestante, se procuraba que la católica fuera más alta, y
viceversa. En los pueblos un poco más grandes también había sinagogas —hay una gran población judía
en Rumanía— y posiblemente un templo evangélico.
En las ciudades más grandes no falta la mezquita.
Fuimos viendo cientos de iglesias. Y el guía nos
contó que, tras la muerte del dictador Nicolae Ceaucescu, en Rumanía ha habido una enorme proliferación de
nuevas iglesias. Nos habló de que se habían llegado a
inaugurar tres al día. Es posible, pero eso no nos da la
dimensión real de la construcción. Tessa Dunlop, de la
BBC1, nos decía en 2013 que se construía una iglesia
cada tres días. Ese el motivo de que viéramos cientos
de iglesias viajando por las carreteras rumanas.
Me sorprende que tras la caída del comunismo, que
se suponía ateo, surjan con enorme fuerza movimientos religiosos de todo tipo. Esa misma sensación me
dio hace unos meses cuando visité Polonia, aunque allí
no había tanta variedad; allí el catolicismo era claramente el dominante.
Me dan miedo los resurgimientos religiosos que,
muchas veces, tienen un cierto toque fanático. La historia de Europa y del mundo está llena de guerras religiosas: las cruzadas contra todo aquel que no fuera
cristiano, las «guerras santas» contra los no musulmanes, los católicos contra los protestantes y viceversa…
Un aspecto positivo de lo que pasa en Rumanía es
que aparecen iglesias de muchas confesiones a la vez.
Ello parece indicar que hay una cierta tolerancia y que
han aprendido a vivir unos con otros. Pero no estoy
muy seguro de ello. Eso no se aprecia en un viaje turístico. Ojalá sea cierto.
Mi ateísmo racionalista ve con preocupación el crecimiento de las creencias irracionales que dan prioridad a la fe sobre las pruebas. Para alguien que cree por
fe, ninguna prueba le hará cambiar de idea. Es terrible,
pero es así. ¿Qué podemos hacer frente a los que creen
que un viejo libro anticuado y con ideas retrógradas
fue escrito por Dios?
1- Dunlop, Tessa. http://www.bbc.com/mundo/
noticias/2013/08/130807_economia_iglesias_rumania_nc

el escéptico 10

Otoño-Invierno 2017

Temas: 
etiquetas generales: 
autores: 
Página inicial: 
10

Sumario

Sección: 
SUMARIO
Pagina final: 
3
descargar numero entero
número 48  
     
Sección Título Autor–Coordinador
SUMARIO Sumario Redacción
EDITORIAL Editorial Redacción
PRIMER CONTACTO GRADOS DE EVIDENCIA CAMPOS SÁNCHEZ ELENA
  COMCEPTCON 2017: ESCEPTICISMO E HISTORIA DE OÑATE ANTONIA
  FIRST DATES PASCUAL VÍCTOR
  NAUKAS CRECE LEÓN INMA
  PENSAR ES EJERCER NUESTRA RACIONALIDAD LÓPEZ AMIGO JESÚS
DE OCA A OCA SORPRENDENTE RUMANÍA (ROMANIA) ARES FËLIX
HACE 25 AÑOS LA ALTERNATIVA RACIONAL Num. 24 (MARZO 1992) GONZÁLEZ LUIS R.
RED ESCÉPTICA INTERNACIONAL EL ESCEPTICISMO (EN) ALEMÁN MAHNER MARTIN
SILLÓN ESCÉPTICO LA IZQUIERDA FENG-SHUI PASCUAL VÍCTOR
ARTÍCULOS ¿POR QUÉ SON TAN APASIONANTES LAS LEYENDAS URBANAS, SEÑOR BREDNICH? ZÚÑIGA C. DIEGO
  JESÚS MOSTERÍN, UN GRAN LIBREPENSADOR RACIONAL SÁNCHEZ-FERRER JUAN MANUEL
  UN MARCIANO EN MI BUZÓN (3.10) ALIENÍGENAS DE LA CAJA TONTA GONZÁLEZ LUIS R.
DOSSIER NUEVAS PEDAGOGÍAS REPENSAR LA EDUCACIÓN ¿CIENCIA O TÉCNICA? CARMONA CAMPO ANDRÉS
  LA CREENCIA EN NEUROMITOS ENTRE EL PROFESORADO LUCEÑO SOLEDAD
  EMOCIONES QUE HIEREN MOLINA CAZORLA EMILIO J.
  NUEVAS PEDAGOGÍAS: UNAS ALTERNATIVAS Y OTRAS ALTERADAS LARGO BARAJA PATRICIA
  UNA PEQUEÑA ROMERÍA POR LOS MÉTODOS MILAGRO PARA LA ENSEÑANZA DE LAS MATEMÁTICAS FERRANDO IRENE, SEGURA CARLOS
  HAZTEOÍR Y LA APOPTOSIS DE LAS NEURONAS PASCUAL VÍCTOR
HUMOR MARTÍN FAVELIS FAVELIS MARTÍN
  LA PULGA SNOB DIPLOTTI ANDRÉS
  A TONTOS Y LOCOS REVILLA DAVID
  FALACIAS LÓGICAS EXPLICADAS GRÁFICAMENTE REVILLA DAVID
autores: 
Página inicial: 
3

UN MARCIANO EN MI BUZÓN (3.10) ALIENÍGENAS DE LA CAJA TONTA

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
48
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  UN MARCIANO EN MI BUZÓN (3.10) ALIENÍGENAS DE LA CAJA TONTA
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Un marciano en mi buzón (3.10)
Alinígenas de la “caja tonta”
Luis R. González

D

os series clásicas de ciencia ficción de la televisión inglesa merecieron en 1996 ser reconocidas por un sello del servicio postal británico.
La primera se refiere a un programa infantil cuyo primer episodio se emitió en noviembre de 1969 y nos
presentaba a una familia de ratones espaciales, los
Clangers (Fig. 1). Aunque no se crean que ellos fueron los primeros. La moda de emplear supuestos seres alienígenas en las emisiones infantiles se remonta
a los primeros años de la televisión, allá por 1951,
cuando Billafadorus, un niño marciano, se estrella en
nuestro planeta y pasa once episodios (de apenas cinco minutos) intentando volver al suyo. El serial apareció en el programa sabatino de sobremesa para niños
de la BBC.
La segunda son las famosas marionetas de Gerry
Anderson que, allá por mediados de los sesenta, eran
el no va más en la animación (Fig. 2, arriba). Como
ilustración del sello se escogió una imagen de Stingray (Fig. 2, abajo). De hecho, ha sido tan grande su
influencia sobre la juventud británica (y de otros países) que en 2011 el Royal Mail emitió toda una serie
de seis valores para conmemorar la carrera de este artista. Vemos en la Fig. 3 el carnet de presentación; de

Fig. 2

Fig. 1

el escéptico 46

Otoño-Invierno 2017

izquierda a derecha y de arriba abajo: Joe 90, Captain
Scarlet, Thunderbirds, Stingray, Fireball XL5, Supercar. No todas fueron emitidas en España, aunque
ahora puede disfrutarse de su ingenuidad en YouTube.
Thunderbirds llegó incluso a la pantalla grande con
dos películas. Se acompaña el carné de mano de la
primera tal como se conoció en España, «Guardianes
del Espacio».
Además, por vez primera, se lanzó una hoja bloque
con cuatro valores compuesta de imágenes lenticulares de sus naves más famosas, los Thunderbirds, que
según el ángulo de incidencia muestran una imagen
distinta y al moverlas rápidamente dan sensación de
movimiento (Fig. 4).
Pero si hay una serie televisiva ufológica indiscutible, esa es UFO, también creación de Gerry y Sylvia
Anderson, aunque en este caso con personajes de carne y hueso. El primero de sus veintiséis inolvidables
episodios se emitió el 16 de septiembre de 1970 (A
España llegó en abril de 1973 en la sobremesa de las
tardes por la primera cadena, como OVNI) y rápidamente capturó la atención de los telespectadores jóvenes. En ella pudimos ver por vez primera una autopsia
a un alienígena (tan creíble como la que circuló dos
décadas y media después). No existe ningún sello a su
memoria, pero sí hemos encontrado una postal inglesa
(Fig. 5, izquierda). En enero de 1975 se estrenó en
España su versión para la pantalla grande, subtitulada
«Los diablos rojos atacan la Tierra» (Fig. 5, derecha),
justo en plena oleada ovni.
La república federal rusa de Altái emitió en 2002
un bloque filatélico dedicado a las series de televisión
americanas de la década anterior. Una cuarta parte de ellas tenían relación con la ufología: Stargate,
Roswell y Expediente X (Fig. 6). Esta última ha sido
merecedora de tantos sellos como para un artículo
monográfico… que quizá hagamos, dado su reciente
retorno a la pantalla.
El último avistamiento de un ovni filatélico en una
serie televisiva del que tengo noticia es una hojita
emitida en 2010 por la república de Guinea a los premios de televisión Emmy (Fig. 7). Aparte del sello a la
Fig. 4

Otoño-Invierno 2017

Fig. 3

serie Expediente X y la aparición de los dos agentes en
la esquina superior derecha, el ovni aparece en el centro del borde inferior, junto a uno de los protagonistas
de la exitosa serie Perdidos. No resulta nada claro, es
casi como uno de esos «pajarovnis» que comenta en
su blog Marcianitos verdes mi tocayo Luis Ruiz Noguez1, pero me da pie para recordar un último ejemplo
de la insidiosa infiltración de la iconografía ufológica
en todos los rincones de la cultura moderna. Aunque
Perdidos se haya alejado meritoriamente de las ideas
extraterrestres, en una de las escenas del decimosexto
episodio de la tercera temporada, Juliet va a recoger
algo a un lugar de la isla indicado con una marca en un
árbol. Pues bien, ¡dicha marca es el signo de Ummo!
Inserto
En mi primera entrega de esta larga serie de artículos (El Escéptico nº 10, septiembre de 2001 —aunque
en la tapa se diga Otoño-Invierno 2000, los retrasos
vienen de lejos—) mencionaba una emisión de Guinea Ecuatorial de allá por junio de 1975, que incluía
dos sellos sobre ovnis, los primeros en su género.
Mencionaba entonces que había sido incapaz de localizar la fuente para el diseño de las naves espaciales
Fig. 5

47 el escéptico

Fig. 6

que aparecían en el segundo de ellos, el de 20 ekuele
de valor facial (Fig. 8, arriba).
Hace poco, revisando viejos tebeos franceses, encontré la respuesta. Estaba en la portada de un álbum
de 1974 dibujado por Paul Norris, Safari Interplanetaire, el primer tomo de las aventuras de Luc Bradefer, más conocido en España como Brick Bradford, y
su «peonza del tiempo» (Fig. 8, abajo).

Fig. 8

Próxima entrega: Otros coleccionismos ufológicos
El autor desea agradecer la colaboración de Giancarlo D’Alessandro, ufólogo italiano editor del PHILCAT, Catalogo di UFOfilatelia disponible en la red2.
Asimismo, agradecería la colaboración de los lectores, para ampliar la casuística filatelico-ufológica y
pone a su disposición estos y muchos otros sellos de
temática espacial para todo tipo de exposiciones.
1- http://marcianitosverdes.haaan.com/
2- http://web.tiscalinet.it/Giada/

Fig. 7

el escéptico 48

Otoño-Invierno 2017

Temas: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
46

UNA PEQUEÑA ROMERÍA POR LOS MÉTODOS MILAGRO PARA LA ENSEÑANZA DE LAS MATEMÁTICAS

Sección: 
DOSSIER NUEVAS PEDAGOGÍAS
Pagina final: 
41
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  UNA PEQUEÑA ROMERÍA POR LOS MÉTODOS MILAGRO PARA LA ENSEÑANZA DE LAS MATEMÁTICAS
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Dossier

Una pequeña romería por
los métodos milagro para la
enseñanza de las matemáticas
Irene Ferrando y Carlos Segura
Departamento de Didáctica de la Matemática de la Universidad de Valencia

Ni nuevos, ni milagrosos ni inocuos, pero sí un gran negocio
Introducción
Durante los últimos años están proliferando apóstoles de métodos para la enseñanza de las Matemáticas
que predican la abolición del fracaso escolar. Esgrimen que este es consecuencia de la terquedad de un
estamento —el profesorado— en el empleo de una
«enseñanza tradicional» que tiene entre sus primeros
objetivos destruir el potencial de los alumnos.
Uno de estos métodos es Jump Math, cuyo creador,
John Mighton, afirma que «hay un genio matemático
detrás de cada uno de nosotros, solo tenemos que descubrirlo»1. La retórica de autoayuda recuerda a Paulo
Coelho o las charlas TED. Naturalmente, es una estrategia para enlucir el producto, como la fábula selfmade man sobre su creador, un niño abrumado por
las matemáticas escolares que retoma como adulto el
campo en el que fracasó para, fabricándose un método
de aprendizaje al margen del insensible profesorado,
triunfar sobre la adversidad y coronarse como doctor. Armado con su experiencia, Mighton se dirige al
profesorado y, a modo de mesías (Juan 14:6), proclama: «Yo soy el camino, y la verdad». ¿Quién quiere
seguirle en la guerra contra la enseñanza tradicional?
Muchos centros educativos, a decir verdad, especialmente en Canadá; pero también más de 96 centros de
España.
En este juego de tronos educativo, otros líderes
quieren hacer la guerra por su cuenta: Jaime Martínez
Montero, con su método ABN (acrónimo de Abierto
Basado en Números), tiene una legión de fieles seguidores y, desde su bastión andaluz, parece tener ventaja en la batalla por el único y revelador sistema para
el escéptico 38

enseñar bien las matemáticas en España. Martínez
Montero no gusta del discurso de empoderamiento
azucarado tipo coaching, sino que emplea el ataque
directo: «Las matemáticas se enseñan tan mal que te
deja incapacitado para que alguna vez te gusten. Nosotros ofrecemos realidad aumentada y lo anterior es
una foto en blanco y negro»2. Lo anecdótico de estas
declaraciones casi permite inducir las estrategias que
los métodos educativos milagrosos utilizan para legitimarse: son una nueva vía que permite sortear el
pantanoso estado de la educación, garantizan el éxito
escolar y están basados en las más claras evidencias.
Pero…
… ni son tan nuevos…
Vamos a centrarnos en Jump Math y ABN por ser de
los más exitosos en España, pero el profesorado dispone de otras alternativas milagro para redimir a sus
alumnos. Una de las estrategias empleadas para promocionar estos métodos se basa en la oposición viejo/
nuevo, que reduce buenas prácticas a nuevas prácticas. Para que esta reducción sea efectiva, se parte del
desprestigio del sistema educativo (viejo = malo); así,
Martínez Montero asegura:
...en ocho años, el método tradicional de enseñar
matemáticas desaparecerá. Los comienzos tuvieron mucho mérito porque éramos cuatro locos que
hacíamos cosas rarísimas que no había visto nadie
y la gente se pensaba si estábamos bien de la cabeza. Cuando ven a chicos de 4º de Primaria hacer
ecuaciones de primer grado o resolviendo una raíz
cuadrada mentalmente se quedan impactados. Los
Otoño-Invierno 2017

Foto: www.flickr.com/photos/ftmeade/

padres al principio se quedan muy sorprendidos. El
nivel de nuestros alumnos no lo he encontrado en ninguna otra parte del mundo, ni en EE. UU. ni en Inglaterra, ni en Francia ni en Finlandia, donde siguen
con el cálculo tradicional.3
Cuando se plantea una enmienda a la totalidad, aunque sea injustificada (¿de verdad hasta ahora los niños
no sabían nada?), cualquier reflexión didáctica sobre
estrategias de mejora de la enseñanza-aprendizaje
queda sepultada bajo la etiqueta «método tradicional», homogeneizando un conjunto de conocimientos
y procedimientos necesariamente heterogéneo. Y al
pésimo «método tradicional», sea cual sea la propuesta, se le opone el flamante nuevo método. Antes de
discutir sus efectos milagrosos («cosas que el mundo
nunca ha visto»), lo gracioso es que los métodos ABN
y Jump Math ni siquiera son nuevos. Se ha reflexionado mucho y hay variadas vías4 para enseñar de manera
comprensiva lo que Martínez Montero llama cálculo

tradicional, ¡incluido el algoritmo que llama suyo!
Porque para que el alumnado comprenda el sistema
de numeración y las cuatro operaciones básicas, ABN
propone trabajar sobre cantidades, primero manipulativamente, luego simbólicamente sobre una tabla,
completando decenas (luego centenas, etc.) y empleando estrategias del cálculo mental. Así, sumar 56
+ 36 de la «forma ABN» es, por ejemplo (porque lo
que el método llama «abierto» son vías esencialmente
idénticas), completar 60 añadiendo 4, luego añadir 2
y luego añadir 30. Se comprenderá (más de un lector
las utilizará para sumar mentalmente, ¿acaso alguien
opera de cabeza con el sistema posicional?) que este
tipo de estrategias se llevan trabajando en muchas aulas durante décadas. El apropiacionismo del método
ha trascendido los algoritmos de cálculo, pues actualmente ABN se ha convertido en un sistema que coloca
su «etiqueta» a multitud de recursos y procesos preexistentes: uso de materiales en Educación Infantil,

Antes de discutir sus efectos milagrosos («cosas que el
mundo nunca ha visto»), lo gracioso es que los métodos
ABN y Jump Math ni siquiera son nuevos.

Otoño-Invierno 2017

39 el escéptico

rectas numéricas y tablas del 100, aprendizaje basado
en la resolución de problemas5, etc. La escuela didáctica holandesa6, en activo desde los años sesenta del
pasado siglo, ha sido completamente saqueada.
Lo que ofrece Jump Math dista, aún más si cabe,
de ser novedoso: basta echar un vistazo a los pocos
materiales disponibles de forma gratuita para reconocer que, tanto en su presentación como en el tipo
de actividades, no se alejan de lo que estamos habituados a encontrar en los libros de texto, aunque en
versión austera, pues son cuadernos en blanco y negro
sin fotografías ni apenas ilustraciones. Se basan en la
graduación de la complejidad en los problemas que
presentan para que todos los alumnos tengan éxito y
ganen confianza, como si la tarea de un docente no
fuera precisamente esta. La resolución de problemas
como herramienta de enseñanza, de nuevo vendida (y
cobrada) como novedad didáctica.
Si estos métodos ya se empleaban, sin etiquetas, en
las aulas, ¿por qué ofrecen ahora resultados de mejora
tan radical?
… ni sus milagros tan evidentes...
Quizá porque los resultados no sean tan espectaculares ni revolucionarios como nos venden. Todo es
cuestión de marketing. No hace falta enseñar matemáticas para comprender que los logros que Martínez
Montero atribuye a su método son exagerados, por
ejemplo cuando dice que, usando el método ABN,
un alumno normalito completa perfectamente en
cuarto de primaria el temario de sexto. Si no lo hacemos es para cumplir con el currículo. Pero al terminar primaria puede perfectamente conocer cosas
como polinomios, raíces cuadradas de cifras de cuatro dígitos, porcentajes, números enteros, numeración
en cualquier base... Eso un alumno normal.7
¿Qué hará entonces un alumno aventajado? ¿Integración múltiple? Según Martínez Moreno, todos estos increíbles avances se producen gracias a que
con este nuevo sistema trabajamos con el número
real mientras con la forma tradicional (CBC, cerrado
basado en cifras,) se trabaja con cifras. Así, mientras
con el sistema cerrado en el número 123 un niño ve
un 1, un 2 y un 3, con el sistema ABN un niño ve un
100, un 20 y un 3.8
Suponer que la mayoría de niños desconoce la des-

composición de un número porque no se trabaja en ese
conjunto de prácticas docentes que los seguidores de
ABN llaman «método tradicional» es falso y pertenece al discurso de «enmienda a la totalidad». Si se parte
de que los alumnos no entienden nada, se contrastan
mejor los supuestos avances del nuevo método.
Una de las claves del éxito de método ABN es la
difusión en las redes, compartiendo vídeos o entradas
de blogs de experiencias de aula «reales», que en realidad siempre están preparadas y muy dirigidas. Esto,
al parecer, resulta de gran utilidad para muchos maestros que, tal y como se comprueba en las facultades de
Magisterio, tienen, en demasiados casos, una formación matemática poco sólida y bastante inseguridad
ante la disciplina. Se trata, por tanto, de un contexto
propicio para poder diseminar fundamentos de unos
métodos milagrosos que, al fin y al cabo, no son más
que matemáticas.
… pero pueden ser peligrosos y son un negocio
La actual preocupación de los maestros por enseñar
bien una disciplina que consideramos fundamental es
en realidad un éxito, al que contribuyen J. Martínez
Montero y J. Mighton. Sin embargo, creemos que estas metodologías no son en absoluto inocuas ni están
exentas de peligros; tanto en la presentación de las
mismas como en su difusión se observan técnicas que
nos remiten a comportamientos sectarios o a estructuras de trabajo piramidal que, en nuestra opinión, están
lejos de lo que debiera ser la formación continua de
los profesores. Así, la comunidad docente ABN forma
lo que Max Weber llama «sociedad carismática»9, en
la que el líder ejerce un dominio personalista, de carácter emotivo o incluso mágico, sobre sus discípulos.
Por ejemplo, en las redes sociales se adula la figura de
Martínez Montero: se le agradece que un algoritmo
—¡una tabla!— haya cambiado la visión completa de
las matemáticas que tienen los niños; y se le consulta,
a modo de oráculo, sobre si la recta numérica debe
comenzar por 0 o por 1. Sus opiniones son taxativas
y no invitan a la reflexión didáctica del propio profesor. Además, en estos grupos virtuales se tiende a
explicar la oposición de cualquier docente al método
en términos de conspiración de un profesorado despreciado por acomodaticio o «tradicional». A su vez,
todo el trabajo horizontal de elaboración e intercam-

Muchos maestros tienen una formación matemática poco
sólida y bastante inseguridad ante la disciplina, un contexto
propicio para poder diseminar métodos milagrosos.

el escéptico 40

Otoño-Invierno 2017

bio de recursos que se realiza en estos grupos y redes
sociales se adjudica automáticamente al genio creador
del líder, que se lo apropia como genuinamente ABN
a través de su blog. Todo éxito remite a la influencia
benefactora del líder y todo fracaso es un montaje del
enemigo. El dominio de Mighton sobre la red docente
que utiliza Jump Math es más blando y tiene agentes
comerciales como intermediarios, pero el marketing
que emplean para su difusión también dibuja un líder
carismático y oracular. Esta red está interesadamente
cohesionada porque los maestros que se introducen en
el método pueden progresar, en función de su implicación y entusiasmo, hasta convertirse en formadores
del mismo.
Finalmente, como en casi todos los aspectos de
la vida, lo que encontramos tras estas metodologías
milagro está lejos del altruismo. En el caso de Jump
Math, el negocio es claro: es imposible acceder a los
materiales sin pagar directamente por ellos. En el caso
de ABN, el negocio está camuflado: hay muchos y diversos recursos gratuitos en línea. Pero como hemos
comentado, el acceso a recursos y la participación en
estas comunidades virtuales está sutilmente jerarquizado: el liderazgo de Martínez Montero es claro y él lo
ejerce, entre otras cosas, señalando a un grupo selecto
de seguidores como «expertos ABN». Si un maestro
quiere progresar para llegar a conocer adecuadamente
el método ABN, deben participar en cursos de forma-

Otoño-Invierno 2017

ción o jornadas que solo son válidos si están impartidos (y cobrados) por este grupo de expertos ABN.
Además, desde hace unos años se publica una línea
de libros y materiales comercializados por una importante editorial española que supuestamente facilita al
docente trabajar este método. Muchos formadores y
expertos ABN se encargan de dar difusión a estos materiales de pago. Business is business.
Notas:
1- El Mundo, 08/03/2017
2- La voz de Galicia, 14/02/2017
3- La Voz de Cádiz, 24/07/2017
4- Puede consultarse, por ejemplo, Gómez, B. (1988).
Numeración y cálculo. Editorial Síntesis, Madrid.
5- La resolución de problemas como base para la comprensión aritmética, la clasificación de los problemas aritméticos verbales de una etapa… Todo ello ha sido ampliamente estudiado. Véase, por ejemplo, Puig, L. (1996). Elementos de resolución de problemas. Comares.
6- Se puede consultar más sobre este tema en Van Den
Heuvel-Panhuizen, M. (2008). Educación matemática en
los Países Bajos: un recorrido guiado. Correo del maestro,
149, 23-54.
7- La Voz de Galicia, 14/02/2017
8- Declaraciones de Juan Antonio Durán Siles, maestro
en el CEIP Alba Plata de Cáceres, para El Periódico de Extremadura, 24/09/2017
9- Weber, M. (1964). Economía y sociedad. Fondo de
Cultura Económica, México.

41 el escéptico

Temas: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
38

¿POR QUÉ SON TAN APASIONANTES LAS LEYENDAS URBANAS, SEÑOR BREDNICH?

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
17
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  ¿POR QUÉ SON TAN APASIONANTES LAS LEYENDAS URBANAS, SEÑOR BREDNICH?
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

¿Por qué son
tan apasionantes
las leyendas urbanas,
señor Brednich?
Diego Zúñiga C.*
Periodista

El académico que más ha escrito y más sabe de leyendas urbanas
alemanas es el profesor Rolf Wilhelm Brednich, etnólogo cuyos
cinco libros sobre el tema han sido aciertos literarios y éxitos de
venta desde 1990.

D

espués de pasar por nueve editoriales que miraron su proyecto con marcado desdén, Rolf
Wilhelm Brednich encontró en los encargados
de publicaciones de C. H. Beck unos aliados ideales
para que su primer libro sobre leyendas urbanas viera
la luz, allá por 1990. Die Spinne in der Yucca-Palme
(‘La araña en la palma yuca’) vendió cien mil ejemplares en sus primeros meses en las librerías y a la
fecha supera el medio millón, lo que habla con claridad de un verdadero fenómeno. Brednich, folclorista
y académico, se concentró en las leyendas urbanas a
instancias de una profesora de la Universidad de Indiana, donde estuvo estudiando, y no se sorprendió
tanto por el éxito, revela a El Escéptico en esta entrevista.
El profesor, nacido en 1935 en Worms (RenaniaPalatinado, Alemania) y hoy avecindado en Nueva
Zelanda, estudió Filología Germánica, Historia y Teología, y trabajó durante años en distintos proyectos de
compilación folclórica, incluidos cuentos, canciones
y leyendas alemanas. Además, estuvo al mando de la
revista Fabula, dedicada íntegramente a los estudios
folclóricos, y tiene en su currículum, como si ya no
fuera lo suficientemente extenso y admirable, un récord envidiable gracias a su saga de libros sobre leyendas urbanas: es, después de los hermanos Grimm,
el autor de habla alemana que más éxito ha cosechado
con sus compilaciones de relatos.
Las leyendas urbanas, esas historias demasiado
buenas para ser ciertas, se volvieron un verdadero fe-

el escéptico 14

nómeno en los ochenta gracias a su mezcla de humor
y moralejas en forma de relatos que envuelven al lector. Los más famosos son el de la autoestopista fantasma, los cocodrilos en las alcantarillas de Nueva York
o las historias de robos de órganos. Brednich es a las
regiones germanoparlantes lo que el estadounidense
Jan Harold Brunvand significa para los lectores de habla inglesa. Y fue siguiendo el ejemplo de Brunvand,
todo un clásico en el estudio académico de este tipo de
folclor moderno, como Brednich terminó de convencerse de la importancia de estudiar estas narraciones.
«Mi interés profesional en esta materia comenzó
durante una de mis visitas a la Universidad de Indiana, en Bloomington, a fines de los setenta, cuando la
profesora Linda Dégh me animó a seguir su ejemplo
y recopilar leyendas urbanas entre mis propios estudiantes. El interés se incrementó tras una visita del
profesor Jan Harold Brunvand a la Universidad de
Gotinga, donde trabajé durante años. Mi primera conferencia sobre el tema la di en 1990 en Budapest, en
el marco de la reunión de la Sociedad Internacional
para la Investigación de la Narrativa Folclórica. Ese
mismo año anuncié mi primer seminario sobre relatos
modernos en la Universidad de Gotinga, que derivó
en la publicación de mi primera colección, Die Spinne
in der Yucca-Palme», cuenta.
¿No conocía el tema de antes?
En realidad mi interés primario en las historias tiene profundas raíces en mis años de juventud, cuando
comencé a coleccionar relatos que me contaban mi
Otoño-Invierno 2017

Rolf Wilhem Brednich (cortesía del entrevistado)

padre y mi hermana. La primera leyenda urbana que
oí, sin ir más lejos, me la narró mi hermana. Fue «La
abuela muerta en el Volkswagen en España», a comienzos de los cincuenta.
¿Por qué las leyendas urbanas son un campo
digno de estudio para los académicos?
Las leyendas urbanas se recopilan y estudian ahora por expertos de todo el mundo porque son, junto
con los chistes, la parte más relevante y vívida de la
comunicación oral. En su mayoría han reemplazado a
géneros tradicionales de la narrativa folclórica como
los folktales, las leyendas históricas, las fábulas, las
anécdotas, etcétera.
¿Esperaba usted el éxito que tuvo su primer libro, o lo tomó por sorpresa?
El éxito de mi primer libro de leyendas urbanas
Otoño-Invierno 2017

alemanas fue ciertamente una sorpresa para las nueve editoriales que rechazaron el manuscrito y más
aún para mi editorial, C.H. Beck, que vendió más de
100.000 copias de ese libro durante los últimos tres
meses de 1990. Para mí no fue tan sorpresivo porque
conocía el tremendo éxito obtenido por mi colega estadounidense Brunvand con su primer libro, The Vanishing Hitchhiker1.
¿De qué manera internet y las redes sociales han
transformado la forma de difundir las leyendas urbanas?
Internet y las redes están ayudando a divulgar y
ampliar el conocimiento de las leyendas modernas,
pero estas narrativas deberían existir sin su influencia,
pues ciertamente el relato de historias en las interacciones sociales es uno de los fundamentos de la cultura
15 el escéptico

humana y de la vida diaria.
Usted estuvo al frente de la revista Fabula, especializada en estudios folclóricos. ¿Cómo podría
resumir la experiencia de haber trabajado allí?
Me hice cargo de la edición de Fabula luego de
que Kurt Ranke renunciara en 1981, y fui editor general durante más de 30 años. Tras la publicación del
volumen número 50 dejé ese trabajo en manos de mi
colega Harm-Peer Zimmermann (Zúrich) y de mi esposa, Brigitte Boenisch-Brednich (Wellington). Fabula es ahora una revista enteramente revisada por pares
y es llevada a cabo exitosamente por Walter de Gruyter
Publishing House, una editorial especializada en la publicación de material académico.
Digamos que recién entramos al mundo de estas historias. ¿Qué autores nos recomendaría y por
qué?
Jan Harold Brunvand, Bengt av Klintberg, Paul
Smith, Helmut Fischer, Gary Alan Fine, Véronique
Campion-Vincent y Peter Burger son los nombres
más prominentes de académicos que combinan un
buen trabajo de campo con un análisis profundo de los
significados de las leyendas urbanas. El interés por la
compilación de leyendas urbanas y su estudio es un fenómeno mundial, lo cual es muy bueno porque permite los estudios comparativos y miradas más profundas
del tema.
¿Sigue recopilando material para posibles nuevos libros?

el escéptico 16

Desde que me mudé a Nueva Zelanda tras mi retiro
laboral, mis intereses se han focalizado más en la historia y las tradiciones de mi nuevo país de residencia
y las leyendas urbanas ya no están en el centro de mis
investigaciones. La aparición de nuevos temas además
ha declinado, así que no siento ninguna necesidad de
estar ahí e incluso no tengo suficiente material como
para añadir un sexto volumen a mi colección de libros
sobre el tema
No podemos cerrar sin que le pregunte lo obvio:
¿cuál es su leyenda urbana favorita?
Muchas veces me lo han preguntado y mi respuesta siempre es la misma: «La aventura española» (que
aparece en mi libro Das Huhn mit dem Gipsbein). Es
la historia de una chica que fue enterrada viva en una
catedral española y que es vista por dos visitantes encerrados una noche en el templo. Es un argumento que
ha existido durante muchos años y que puede ser hallado en una novela alemana del siglo XIX. Esto nos
muestra que muchas de nuestras leyendas contemporáneas entierran sus raíces en la literatura histórica.
1- ‘La chica de la curva’. W.W. Norton & Company. Nueva York. 1981.

*Diego Zúñiga C. es un periodista chileno que durante 10 años editó el boletín escéptico La Nave de
los Locos. Actualmente trabaja en Deutsche Welle en
Bonn, Alemania.

Otoño-Invierno 2017

S

Todos los libros de Brednich

i bien ninguno de los libros de Brednich ha sido traducido al español, una aproximación al
mundo de las leyendas urbanas es imposible sin conocer al menos la obra de este especialista
alemán.
• Die Spinne in der Yucca-Palme, sagenhafte Geschichten von heute (‘La araña en la palma yuca,
historias fabulosas de hoy’). C. H. Beck, Múnich, 1990.
• Die Maus im Jumbo-Jet (‘El ratón en el avión Jumbo’). C. H.
Beck, Múnich, 1991.
• Das Huhn mit dem Gipsbein (‘El pollo con la pata rota’). C. H.
Beck, Múnich, 1993.
• Sagenhafte Geschichten von heute (‘Historias fabulosas de
hoy’). C. H. Beck, Múnich, 1994, compilación íntegra de los tres
libros anteriores.
• Die Ratte am Strohhalm (‘La rata en la pajita’). C. H. Beck,
Múnich, 1996.
• Der Goldfisch beim Tierarzt und andere sagenhafte Geschichten von heute (‘El pez dorado en el veterinario y otras leyendas
de hoy’). Bertelsmann Verlag, Múnich, 1998, compilación para
niños mayores de 12 años.
• Der Dauerbrenner. Sagenhafte Geschichten von heute (‘Inmortales. Historias fabulosas de hoy’). Bertelsmann Verlag, Múnich,
1999, compilación para niños mayores de 14 años.
• Pinguine in Rückenlage (‘Pingüinos tirados de espaldas’). C. H.
Beck, Múnich, 2004.

Otoño-Invierno 2017

17 el escéptico

Página inicial: 
14