Carta de protesta por el programa «La isla misteriosa»

Dirigida a la Oficina del Defensor del Espectador de la RTVC

Estimado señor,

Desde ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, con el apoyo del Aula Cultural de Divulgación Científica de la Universidad de La Laguna, nos ponemos en contacto con ustedes poniendo el foco en la transmisión del programa "La Isla Misteriosa", que se estrenó el pasado viernes 1 de octubre en la Televisión Canaria.

Como servicio público que son no dudamos de su expectativa por fomentar el interés por el saber y la satisfacción de la curiosidad de los telespectadores. No obstante, cuando de tratar enigmas y misterios se trata, asuntos desconocidos que pueden despertar temor, miedo o incertidumbre entre otras actitudes mentales es importante enfocar su análisis con el mayor rigor posible.

ARP trabaja desde hace años por fomentar el interés por el conocimiento basado en la evidencia hasta donde sea posible en cada caso y por valorar la ciencia y el esfuerzo de investigación que la subyace. Este objetivo está unido al interés de nuestra asociación por impulsar entre los ciudadanos una formación analítica y crítica que les otorgue herramientas para decidir sobre su vida con el mayor conocimiento de causa.

Los medios de comunicación pueden ser vehículos para la educación y la mejora de la formación de las personas. En esta dirección debe proyectarse la libre difusión de ideas u opiniones, de acuerdo con el Artículo 20 de nuestra Constitución, para permitir el desarrollo de los ciudadanos en concordancia con el derecho a la educación que, en este caso, se expresa en el Artículo 27.

Conscientes de que los derechos que tienen que ver con las formas de pensar y analizar no deben ser patrimonio de nadie en particular, de que no hay libertad efectiva en una sociedad si a las personas no se las forma para analizar por sí mismas confrontando ideas y de que los medios de comunicación tienen una responsabilidad crucial en ese proceso, les transmitimos nuestra precaución respecto al tratamiento de contenidos enigmáticos o misteriosos sin llamar a distinguir la necesaria discriminación entre fantasía y realidad.

Un cordial saludo

 

Jorge J. Frías

Presidente de ARP-SAPC