#NoSinEvidencia: Las bases físicas de la homeopática: el artículo Rey

Ante la decisión del Ministerio de Sanidad de iniciar un proceso de regularización de los productos homeopáticos con el objetivo de que puedan ser vendidos legalmente como medicamentos, ARP-SAPC, junto a #NoSinEvidencia, Círculo Escéptico, Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia, Naukas.com y Hablando de Ciencia, van a realizar un acto de protesta en Madrid el día 12 de julio a las 12 horas frente a la sede del Ministerio en el Paseo del Prado.
 
Durante estos días vamos a suministrar enlaces a documentación que aporta una contundente alegación contra los supuestos principios de la homeopatía.
 

Las bases físicas de la homeopática: el artículo Rey

 

Como físico, creía tener bien claras las bases científicas de la homepatía. Dichas bases se resumen en una palabra: nada. La teoría es inexistente, los datos experimentales no apoyan ningún efecto más allá del placebo, y los artículos favorables se publican en revistas de escasa fiabilidad. Imaginen mi sorpresa cuando me leo un reciente comunicado de Boiron sobre los mecanismos de acción de la homeopatía, en el que afirman tajantemente que la Física puede explicar la validez de la dilución casi infinita de los productos homeopáticos, y por tanto su eficacia:

“La investigación física estudia la organización estructural y laspropiedades físico-químicas de las altas diluciones. Trabajos efectuados en termoluminiscencia demuestran una modificación de la estructura física de las diluciones de cloruro de litio y de cloruro de sodio en relación a las de su solvente. Así las propiedades de los medicamentos homeopáticos serían fruto de su estructura y no de su composición química.”

Lo que más me llamó la atención fue la referencia bibliográfica. Los pro-homeópatas suelen publicar en revistas pro-homeopáticas, donde cuentan con las simpatías del editor y no son tan picajosos con molestos detalles como seguir el método científico. En este caso la situación es muy distinta puesto que estamos hablando de Physica A, una publicación indexada, con un índice de impacto que la sitúa en la posición 28 de 83 dentro de su grupo (Physics, Multidisciplinary), revisión de pares, etc.

 
 

Noruega deja de financiar la iglesia

El Escéptico Digital - Edición 2014 - Número 275

Volver al sumario


Perico Echevarría

(Noticia publicada originalmente en el Diario Progresista).

La unión iglesia - estado ha llegado a su fin hoy en Noruega, tras una inesperada enmienda aprobada en el Parlamento durante una sesión que debate la modificación de la Constitución nacional. La iglesia tendrá que financiarse por sus propios medios y el país se convierte e una nación secular sin religión oficial.

En un movimiento que ha tomado a todos por sorpresa, el Parlamento noruego ha aprobado la separación de Iglesia y Estado en el transcurso de una modificación de su Constitución. La nación se convertirá en secular y sin religión oficial, y el Gobierno ya no participará, como hasta ahora en el nombramiento de la jerarquía eclesiástica.

La Iglesia de Noruega se formó después de la Reforma luterana en 1536, y se llamó oficialmente Iglesia Estatal Luterana. La realidad en los últimos años es que, además de financiar sus gastos, el Estado entraba muy pocos en los asuntos de la organización, aunque seguía ratificándolos nombramientos de su jerarquía y hacía de intermediario para sofocar los disturbios y pequeños escándalos que en algunos momentos salpicaban a los sacerdotes.

La idea de romper el tradicional lazo de unión entra iglesia y estado surgió ya en los años setenta del siglo pasado, tras constatarse que la estructura religiosa se beneficiaba del dinero de los impuestos de los noruegos, siendo la suya una sociedad de poco sentimiento religioso. Los últimos estudios realizados estiman que sólo un 2 % de los noruegos asisten a oficios religiosos, y que un 72 % ni siquiera cree en un “dios personal”.

Desde hoy, Noruega es formalmente un estado laico, sin iglesia ni religión oficial.

URL: http://www.diarioprogresista.es/noruega-deja-de-financiar-a-la-iglesia-1...
Volver al sumario

#NoSinEvidencia: Los endebles fundamentos de la homeopatía

Ante la decisión del Ministerio de Sanidad de iniciar un proceso de regularización de los productos homeopáticos con el objetivo de que puedan ser vendidos legalmente como medicamentos, ARP-SAPC, junto a #NoSinEvidencia, Círculo Escéptico, Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia, Naukas.com y Hablando de Ciencia, van a realizar un acto de protesta en Madrid el día 12 de julio a las 12 horas frente a la sede del Ministerio en el Paseo del Prado.
 
Durante estos días vamos a suministrar enlaces a documentación que aporta una contundente alegación contra los supuestos principios de la homeopatía.
 

Los endebles fundamentos de la homeopatía

La homeopatía es una disciplina pseudocientífica que está muy lejos de poder ser considerada antigua, tradicional, o cualquier cosa similar. No obstante, tampoco es algo nuevo, y sus orígenes se remontan a hace poco más de dos siglos. Es sin embargo en los últimos años cuando ha ganado cierto favor social. Podemos adquirir medicamentos homeopáticos en las farmacias, licenciados en medicina la utilizan para tratar a sus pacientes e incluso algunas universidades se fijan en ella a la hora de ofrecer cursos formativos. Algunos la denominan “medicina alternativa”, si bien podríamos llamarla tranquilamente “pseudomedicina“. Afortunadamente para quien quiera estar informado, existen muchas fuentes en las que se advierte contra ella. Sin embargo yo querría dar otro enfoque en este artículo, intentando mostrar por qué la homeopatía no puede funcionar en base a nuestros conocimientos sobre las leyes físicas.

¿En qué se diferencian los tratamientos homeopáticos respecto de los de la medicina convencional o incluso de la medicina basada en productos naturales? En realidad, todas pretenden curar al paciente mediante métodos químicos. Cuando tomamos un medicamento o nos bebemos una infusión de manzanilla, estamos ingiriendo substancias que tendrán un efecto sobre nuestro organismo, ayudándonos a combatir la dolencia. A estas substancias se las conoce como principios activos. La homeopatía también los utiliza, sólo que siguiendo un criterio un tanto extraño: las substancias que nos ayudarán a curarnos son las mismas que pueden generarnos síntomas similares a los de la enfermedad. Ciertamente no existe ninguna justificación científica para esta idea tan peregrina a la que los homeópatas denominan “principio de similitud”, y deberíamos esperar que el consumo de medicamentos homeopáticos, lejos de curarnos, empeorase nuestro estado. Sin embargo esto no ocurre, puesto que realmente al tomar un medicamento homeopático no estamos ingiriendo tales substancias.

#NoSinEvidencia: Alternative Medicine and the Laws of Physics

Ante la decisión del Ministerio de Sanidad de iniciar un proceso de regularización de los productos homeopáticos con el objetivo de que puedan ser vendidos legalmente como medicamentos, ARP-SAPC, junto a #NoSinEvidencia, Círculo Escéptico, Asociación de Divulgación Científica de la Región de Murcia, Naukas.com y Hablando de Ciencia, van a realizar un acto de protesta en Madrid el día 12 de julio a las 12 horas frente a la sede del Ministerio en el Paseo del Prado.
 
Durante estos días vamos a suministrar enlaces a documentación que aporta una contundente alegación contra los supuestos principios de la homeopatía.
 

Alternative Medicine and the Laws of Physics

The mechanisms proposed to account for the alleged efficacy of such methods as touch therapy, psychic healing, and homeopathy involve serious misrepresentations of modern physics.

So-called “alternative” therapies, mostly derived from ancient healing traditions and superstitions, have a strong appeal for people who feel left behind by the explosive growth of scientific knowledge. Paradoxically, however, their nostalgia for a time when things seemed simpler and more natural is mixed with respect for the power of modern science (Toumey 1996). They want to believe that “natural” healing practices can be explained by science. Purveyors of alternative medicine have, therefore, been quick to invoke the language and symbols of science. Not surprisingly, the mechanisms proposed to account for the alleged efficacy of such methods as touch therapy, psychic healing, and homeopathy involve serious misrepresentations of modern physics.

The No-Medicine Medicine

Homeopathy, founded by a German physician, Samuel Hahnemann (1755-1843), is a relative newcomer. Homeopathy is based on the so-called “law of similars” (similia similibus curantur), which asserts that substances that produce a certain set of symptoms in a healthy person can cure those same symptoms in someone who is sick. Although there are related notions in Chinese medicine, Hahnemann seems to have arrived at the idea independently. Hahnemann spent much of his life testing natural substances to find out what symptoms they produced and prescribing them for people who exhibited the same symptoms. Although the purely anecdotal evidence on which he based his conclusions would not be taken seriously today, homeopathy as currently practiced still relies almost entirely on Hahnemann’s listing of substances and their indications for use.

Natural substances, of course, are often acutely toxic. Troubled by the side effects that often accompanied his medications, Hahnemann experimented with diluting them. After each successive dilution, he subjected the solution to vigorous shaking, or “succussion.” He made the remarkable discovery that although dilution eliminated the side effects, it did not diminish the effectiveness of the medications. This is rather grandly known as “the law of infinitesimals.”

 

Presentación de "El arte de vender mierda"

04/07/2014 19:00
04/07/2014 20:30
Europe/Madrid

"El arte de vender mierda. El fecomagnetismo, la homeopatía y otras estafas", de Fernando Cervera, con prólogo de Javier Armentia, ya ha salido de imprenta. Pronto estará en las mejores librerías. El día 4 de julio se presentará a las 19,00 h en la librería Rafael Alberti de Madrid. Intervienen el autor e Ismael Pérez Fernández.

Distribuir contenido (C01 _th3me_)